Mundo en tensión. Arte: un acto de fe