De Cervantes a Borges y de Dalí a Warhol: las figuras más célebres de la cultura tienen asteroide propio

Dalí y Shakespeare, dos celebridades culturales con asteroide propio
Dalí y Shakespeare, dos celebridades culturales con asteroide propio Fuente: LA NACION
Natalia Blanc
(0)
11 de septiembre de 2020  • 18:04

Antoine de Saint-Exupéry nunca imaginó cuando escribió El Principito hace 77 años que un día habría un asteroide con su apellido y que otro sería bautizado como Petit Prince, en honor a su personaje. Mucho menos que el pequeño B612 dejaría alguna vez de pertenecer solo al universo de la ficción para pasar a integrar la amplia y curiosa lista de asteroides con nombres célebres.

Que las denominaciones de lunas y otros cuerpos celestes descubiertos a lo largo de la historia rindan homenaje a investigadores destacados, astrónomos, físicos y premios Nobel de la ciencia es una decisión lógica. Lo que sorprende es que también haya muchos (muchísimos) asteroides llamados como personajes de ficción y de óperas, autores de todas las épocas, artistas, músicos, filósofos, poetas, dramaturgos y estrellas del cine y la televisión. Así, en el espacio conviven en poética armonía Shakespeare, Cervantes, Goethe, Joyce, Borges, Kafka, Bradbury, Saint-Exupéry, Conan Doyle y Lewis Carroll, entre muchos otros. En el canon espacial de la literatura universal no podían faltar, claro, Dostoyevski, Nabokov, Flaubert, Tolkien, Dickens, Proust, Asimov, Verne, Orwell, Kundera y Dahl.

A diferencia de los cometas que llevan el nombre del descubridor, en el caso de los asteroides es el astrónomo quien puede proponer cómo nombrar a estos cuerpos celestes rocosos que son más chicos que un planeta. A principios del siglo XIX, cuando se descubrieron, llevaban nombres mitológicos; después, empezaron a identificarse con números; y mucho después, sumaron nombres de grandes figuras de la historia. Hoy se los denomina con el número de catalogación (que aparece primero entre paréntesis) seguido de un nombre "de pila", según explicó a LA NACION Mariano Ribas, jefe del área de divulgación científica del Planetario porteño Galileo Galilei."Los asteroides se empiezan a descubrir en 1801. Al primero le pusieron (1) Ceres. A los tres siguientes los llamaron Juno, Pala y Vesta. Cuando se terminaron los nombres mitológicos, ya en el siglo XX, surgió la idea de nombrarlos como las figuras destacadas de la historia. ¿Por qué? Empezaron a encontrarse de a mil y la mitología ya no alcanzaba", revela el especialista, que es también periodista científico y autor de siete libros de divulgación, entre ellos, Crónicas del cielo y la Tierra y Guía turística del sistema solar.

Estos astros o cuerpos menores, que Ribas define como "rocas espaciales de formas caprichosas", se encuentran entre las órbitas de Marte y Júpiter. "Ahí hay millones, literalmente. Algunos tienen el tamaño de una cuadra y otros son grandes como una provincia entera. El mayor mide casi mil kilómetros", detalla el divulgador.

Asteroides Celebridades
Asteroides Celebridades Fuente: LA NACION

Borges, Favaloro y Gardel, en el espacio

Entre los millones de asteroides detectados hay uno llamado Freud, otro Marx, otro Einstein, Eurípides, Sagan y hasta Lenin. Con los filósofos clásicos se podría armar un truco en parejas: están Sócrates, Platón, Tales de Mileto y Aristóteles. Y los asteroides Hume, Locke, Hobbes, Nietzsche y Schopenhauer forman un equipo de fútbol cinco con personalidades y opiniones bien equilibradas. Si se buscan figuras argentinas indiscutibles para llevar la camiseta 10 no aparecen Messi ni Maradona, pero están Gardel y Favaloro.

Entre los exploradores del mundo cuando no existían transatlánticos ni aviones aparecen Humboldt y Colón. Y entre los próceres nacionales con astro rocoso propio figuran Sarmiento, San Martín y Belgrano. ¿Mujeres? Muy pocas: entre ellas, Cleopatra, Marie Curie, Ana Frank, Audrey Hepburn, Eva (sin Adán) y otra Eva más contemporánea y polémica: Evita Perón, la primera argentina que fue homenajeada con toda una constelación de asteroides que llevan nombres simbólicos como Abanderada, Fanática, Descamisada y Mártir.

"Siempre bajo la aprobación de la Unión Astronómica Internacional se proponen nombres de científicos y de personalidades ilustres de la cultura. La candidatura tiene que estar fundamentada. La decisión final la toma la UAI y todo el proceso puede llevar varios años.", agrega Ribas. Detrás de cada nombre propuesto por los astrónomos al comité encargado de resolver el asunto hay una historia curiosa. Como el caso de Mr. Spock, un asteroide descubierto por un estadounidense que le puso el nombre del personaje de Star Trek porque así se llamaba su gato. Parece que desde entonces, la entidad que regula las denominaciones se puso un poco más rigurosa y ya no acepta nombres de mascotas. Pero sí han aprobado personajes de ficción y hasta nombres de obras, como Martinfierro (así, todo junto). Don Quijote, Dulcinea, Sherlock, Doctorwatson, James Bond, Astérix, Obelix, Fidelio y Carmen (protagonista de la ópera homónima de Bizet) orbitan alrededor del sol, al igual que El Principito. Por suerte, no forman parte de la lista de los asteroides potencialmente peligrosos que cada dos por tres amenazan con chocar contra la Tierra.

Tampoco es el caso de (9766) Bradbury, que hasta el año 2000 se llamaba 1992 DZ2 y tarda unos 1402 días en dar una vuelta completa al sol; ni de (2578) Saint-Exupéry, que adoptó el apellido del autor de El Principito en 1987 y completa su trayectoria en 1898 días, más de cinco años terrestres.

Rocas célebres con día propio

Más allá del brillo de cada astro, de su tamaño y ubicación, todos los asteroides, de El Principito a Astérix y de Shakespeare a Borges, tienen su propio día, el 30 de junio. Sí, desde 2016 existe un Día Internacional del Asteroide. Fue declarado por la Asamblea General de la ONU para recordar el incidente provocado por un cuerpo rocoso que cayó en Tunguska, Siberia, en 1908. Medía unos 37 metros de diámetro y entró en la atmósfera terrestre a una velocidad de 53.900 kilómetros por hora. Detonó en el cielo liberando una energía equivalente a alrededor de 185 bombas atómicas como la que destruyó Hiroshima.

Así que, más allá del nombre y de la disciplina, todos tienen un día común. El seleccionado espacial de los artistas y el de los músicos son los más numerosos, además de los científicos, claro. Gaudí, Degas, Cezanne, Monet, Renoir, Rembrandt, Donatello, Velázquez, Goya, Dalí, Picasso, Miró, Pollock, Matisse y Warhol tienen astro personalizado. También tienen un lugar propio en el espacio Mozart, Bach, Beethoven,Brahms, Tchaikovski,Chopin, Schubert, Verdi, Vivaldi, Stravinski, Strauss y Puccini, entre otros compositores clásicos.

Una curiosidad entre los asteroides que rinden tributo a músicos es que hay cuatro consecutivos dedicados a los integrantes de Los Beatles: (4147) Lennon, (4148) McCartney, (4149) Harrison y (4150) Starr. Del mundo del rock hay para todos los gustos: Elvis, Zappafrank, Pinkfloyd, Clapton, Bowie y hasta uno bautizado Rocknroll. Para los amantes del jazz existen Milesdavis y Coltrane.

El universo del cine (y Hollywood, especialmente) tiene varias estrellas en el cinturón de asteroides: del gran Hitchcock al japonés Miyazaki; de Grace Kelly y Cary Grant a Jodie Foster y Sean Connery; de Ingmar Bergman y Milos Forman a Stanley Kubrick y Kirk Douglas; de Jerry Lewis a Meg Ryan sin escalas.

Según cuenta Ribas, "la Unión Astronómica Internacional recibe propuestas de nombres de todas partes del mundo. Se piensa en personas meritorias en varios aspectos, que hayan dejado algo a la humanidad. Si bien es cierto que no hay tantos argentinos, más allá de los próceres, y de Borges y Favaloro, tenemos el asteroide Cornejo, en homenaje a Antonio Cornejo, que fue director del Planetario por más de treinta años, desde su fundación, en 1967, hasta el 2000".

La Unión Astronómica Internacional decidió bautizar un asteroide como Freddiemercury en 2016 cuando el cantante de Queen hubiera cumplido 70 años. La noticia la dio entonces el ex guitarrista de la banda, Brian May, que además de músico es astrofísico y estudia, justamente, el posible impacto de los asteroides contra la Tierra. "Estoy ardiendo en el cielo... Estoy viajando a la velocidad de la luz", cantaba Mercury en el tema "Don't stop me now" grabado en 1978. Quien hubiera dicho que, tantas décadas después, la metáfora de Freddy se haría realidad con la forma caprichosa de un asteroide.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.