El Mundial 2002 no se podrá ver por TV abierta

Sólo se televisarán los partidos de la Argentina, la semifinal y la final
(0)
13 de diciembre de 2001  

La controversia que empieza a insinuarse en torno de la televisación de los partidos del Mundial de Fútbol será de proporciones.

En medio de la incertidumbre económica y la angustia ciudadana, DirecTV dispuso negociar sólo con la TV abierta la venta de los derechos para los partidos que jugará la selección argentina en el Mundial 2002 en Corea-Japón. El paquete incluye las semifinales y el partido final. El resto de los partidos sólo podrá verse a través de la señal satelital.

A la mesa de las negociaciones no está invitada la TV por cable. Ello equivale referirse a casi seis millones de hogares con ese servicio (incluido el millón estimado de clandestinos, que se cuelgan del cable pero no pagan). La idea de la compañía norteamericana, comprada recientemente por EchoStar, es anunciar el acuerdo con la TV de aire antes de fin de año. Sin embargo, dada la vigencia de la ley del fútbol que obliga a la TV abierta a transmitir los partidos que juegue el seleccionado argentino, las tratativas no parecen fáciles. El tira y afloja tienen sus bemoles.

Según el titular del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gustavo López, ello no obstará para que los abonados del cable puedan disfrutar los partidos que juegue la selección nacional, pues los sistemas de TV paga bajarán la señal de los canales de aire por otro complementario. Pero no podrán emitir los demás partidos.

Si bien una resolución de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA) reglamentó que también deben emitirse por televisión abierta el partido inaugural y el final, contratos son contratos. DirecTV pagó más de US$ 400 millones por los derechos de los dos próximos mundiales (2002 en Corea-Japón y 2006 en Alemania) y ya se aseguró para sus 350.000 abonados en la Argentina la exclusividad de los 64 partidos del Mundial Corea-Japón en directo.

En diálogo con LA NACION, el gerente general, Carlos Práttola, uno de los ejecutivos que mejor conoce el negocio de la TV paga en América latina, dijo: "Cumpliremos con la ley argentina. Estamos negociando con la televisión abierta los derechos para los partidos que juegue la Argentina, las semifinales y la final. Por razones tecnológicas somos los únicos que podemos transmitir 64 partidos en directo y con varias opciones para nuestros suscriptores". Entre esas novedades se halla el sistema de multicámaras que permitirá ver los partidos por más de un canal en forma simultánea con distintos enfoques. También habrá estadísticas al instante.

DirecTV, que este año incrementó sus abonados en un 30%, tiene 1,4 millón de suscriptores en América latina y 10 millones en EE.UU., según cifras brindadas por Práttola,

Algunos interpretan que tratándose de un campeonato donde se dan cita los mejores del planeta, sería deseable que el mayor número de televidentes tuviera acceso a los partidos. Pero la FIFA dejó claro en diciembre de 2000, cuando se selló el acuerdo con DirecTV, que negocios son negocios. Desde Zurich el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo: "DirecTV es la vanguardia en la televisión paga. Este contrato es perfecto".

Consultadas por LA NACION, fuentes de Cablevisión señalaron: "Si DirecTV negocia con los sistemas de cable, esto sucederá a partir de febrero del año próximo. Sólo entonces analizaremos si la oferta es interesante y el precio, conveniente".

En tanto, fuentes de Multicanal recordaron que "los partidos que dispute la Argentina -en principio- se verían por televisión abierta, y que por ahora no hay definiciones sobre la transmisión de otros encuentros". En igual situación está Sky Latin America, el competidor de DirecTV en la Argentina, que cuenta con 80.000 abonados. Según su presidente, Vicente Diego, la empresa tomará las señales abiertas para emitir los partidos de la Argentina.

España, igual que la Argentina

Por estas horas, las cosas no son muy distintas en Europa donde se avecina un escándalo. Por ejemplo, Televisión Española podría no emitir ni un partido del Mundial 2002. Vía Digital, una de las dos grandes compañías de TV paga a la que está asociada Admira (ex Telefónica Media), compró en exclusiva los derechos. Pero el vendedor de esos derechos a Admira, el grupo alemán Kirsch (titular para toda Europa), acaba de firmar un acuerdo con ZDF y ARD, las dos televisoras públicas alemanas, para emitir 24 partidos del campeonato.

Ello le permitiría a cualquier abonado a Canal Satélite Digital, la compañía del Grupo Prisa que compite con Admira, ver los partidos en forma gratuita sólo con orientar su antena parabólica a los satélites europeos que operan con la TV alemana.

Los españoles, como los argentinos, tendrán asegurados por TV abierta sólo los partidos que dispute la selección española y la final de la copa.

Además de los 64 partidos , DirecTV tiene los derechos para comercializar la música, las mascotas y los emblemas de los mundiales 2002 y 2006.

DirecTV en cifras

TV satelital: según cifras propias, DirecTV tiene 330.000 abonados contra 80.000 suscriptores de su competidor Sky.

TV cable: los abonados de Cablevisión y Multicanal totalizan 2.670.000. Pero todo el mercado, computados los sistemas de cable independientes, alcanza los 5,5 millones, incluidos los televidentes clandestinos, que se calculan en un millón.

Abono: el precio mensual del abono es $ 43,99 por 150 señales en el menú básico, contra $ 35 más IVA del servicio de TV cable por 70 señales.

Facturación: US$ 200 millones durante 2001.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.