El último Roux, un nuevo Roux: se abren los cuadernos del silencio nocturno