En 2020 el arte reafirmó su adoración por los gatos