En los 80, más política que pedagogía