Esteban Peicovich: el periodista que nunca abandonó la poesía

Fuente: Archivo
Daniel Gigena
(0)
30 de junio de 2018  

En una ocasión contó que había sido su padre, un inmigrante croata, el que lo había hecho descubrir los resortes de la función poética del lenguaje. "¡Qué mujer saludable!", había dicho el padre al futuro escritor y cronista para darle a entender que aquella señora era alguien a quien le daba mucho gusto saludar. De adulto, el periodista y poeta Esteban Peicovich usó esos juegos y ambigüedades verbales para componer Poemas plagiados, su libro de poesía más experimental, publicado en el año 2000 por el sello Bajo la Luna. Anteayer, a los 88 años, falleció Peicovich. Había nacido en Zárate el 22 de diciembre de 1929, pero a los pocos años su familia se mudó a Berisso, localidad presente en sus crónicas y poemas.

De chico, Peicovich trabajó en frigoríficos de la zona sur, sin que eso le hiciera perder nunca su afición por la lectura y la escritura. Muy joven, comenzó a colaborar en el diario El Día, referente de la prensa gráfica en la ciudad de La Plata, con viñetas y breves textos narrativos. A continuación pasó a trabajar en Clarín, donde se desempeñó como redactor, columnista y crítico de cine. En 1963, recibió el premio nacional Kraft al mejor periodista de diarios. A partir de 1965 trabajó en la época de oro de La Razón; de esa época provienen sus célebres entrevistas con el expresidente Juan Domingo Perón, exiliado en España (reunidas en el volumen Hola Perón). Fueron las primeras que el político argentino concedió a un periodista luego de diez años de silencio. Para La Razón, Peicovich dirigió suplementos culturales y la revista semanal Ciencia Viva, orientada a la divulgación científica en los tempranos años 70. A partir de 1974, se instaló en Madrid.

Regresó a la Argentina en 1988. Entre 1995 y 2008 integró el equipo periodístico de LA NACION, donde hizo entrevistas a personalidades de la cultura y la sociedad argentina, además de publicar una columna memorable, "La Semana", donde analizaba sucesos de la política nacional con el humor y la agudeza que caracterizaban su escritura.

Fue autor de quince libros, entre ellos un best seller: El Palabrista. Borges visto y leído, que reúne sus entrevistas y narra encuentros con el autor de Ficciones, además de recopilar un centenar de declaraciones del escritor argentino. Constanza Brunet, editora de Marea, contó a LA NACION que este año se publicará un audiolibro de ese título. También habrá una nueva edición de la otra gran obra periodística de Peicovich, El ocaso de Perón, con entrevistas al líder político y a otras figuras de su entorno. "Esteban iba a escribir un nuevo epílogo, pero sus problemas de salud se lo impidieron. Aunque quedaron varios proyectos pendientes, confiamos en publicar una selección de sus columnas. Fue una persona lúcida, de una gran dulzura y encantadora", confió Brunet. Peicovich trabajaba, además, en una autobiografía.

En 2014, la Legislatura porteña lo reconoció como Personalidad Destacada de la Cultura. En ese acto, agradeció a sus padres, a sus colegas y, en especial, a Victoria, su pareja. Trabajó también en Canal 7 y en Radio Nacional. Hasta abril, cuando sus problemas cardíacos se agravaron, trabajó en su programa radial para noctámbulos que emitía Radio Nacional, Los palabristas, donde entrevistaba a artistas de todo tipo, comentaba libros y leía poemas y cuentos a los oyentes de la madrugada.

Entre sus libros, figuran varios títulos de poesía. La escritura de Peicovich, como la de otros periodistas-poetas del país, guarda una relación irónica de distancia y reinvención de la realidad. En La bañera azul, de 1994, la intimidad y la vida cotidiana afloraban en clave cómica. En Poemas plagiados (2000) dotó de sentido poético expresiones de la vida diaria, informes técnicos y voces del pasado. Su obra, como a él le hubiera gustado y como aconsejaba hacer con los libros de otros autores, se puede encontrar no solo en librerías comerciales sino en puestos de usados y bibliotecas públicas de todo el país.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.