Hallazgos arqueológicos bajo el suelo del patio del Cabildo, huellas de una ciudad que ya no es