Icaria: la increíble isla donde la gente se olvida de morir

Uno de cada tres habitantes de la isla griega llega a los 90 años, según varios estudios científicos; además se mantienen activos hasta sus últimos días
Uno de cada tres habitantes de la isla griega llega a los 90 años, según varios estudios científicos; además se mantienen activos hasta sus últimos días Crédito: Shutterstock
Luisa Corradini
(0)
3 de mayo de 2020  • 01:21

Esta nota se publicó originalmente en el diario LA NACION el 25 de noviembre de 2014.

En Grecia, a 265 kilómetros del Pireo y a un tiro de piedra de las costas turcas, hay una pequeña isla donde la gente suele olvidarse de morir. Icaria es una escarpada montaña de 265 kilómetros cuadrados que surge imponente de las aguas cristalinas del mar Egeo, donde sus 10.000 habitantes tienen tres veces más posibilidades de llegar a los 100 años que en cualquier otro pueblo del mundo. Uno de cada tres icarianos llega a los 90 años, según varios estudios científicos.

También tienen un 20% menos de probabilidades de padecer cáncer, 50% menos de enfermedades cardiovasculares, no conocen la depresión o la demencia, conservan una activa vida sexual y permanecen física y mentalmente ágiles hasta el último día de sus vidas.

Icaria debe su nombre a Ícaro, hijo de Dédalo en la mitología griega, que habría caído al mar frente a la isla, después de quemarse las alas por querer acercarse demasiado al sol.

Hay quienes cuentan que Dionisio, el dios del vino, también habría nacido aquí. En todo caso, la calidad de su vino, así como su reputación de destino benéfico para la salud se remonta al siglo V a.C., cuando los griegos iban a bañarse en las aguas curativas de Therma, pequeña ciudad de la costa oriental. En el siglo XVII, Joseph Georgirenes, obispo de Icaria, describió a sus habitantes como individuos orgullosos, independientes y ascéticos "al punto de dormir en el suelo con una piedra a guisa de almohada".

"El aire y el agua de Icaria son los elementos más admirables de la isla", escribió. "Son tan salubres que la gente vive hasta una edad muy avanzada. Lo normal es cruzar a diario personas de más de 100 años", relató.

Si Georgirenes hubiese vivido en la actualidad, también habría anotado el proverbio local, según el cual en la isla hay tres husos horarios: el GMT, la hora griega y la hora de Icaria. Porque los icarianos simplemente no ven la necesidad de regir sus vidas con el reloj.

"Pasará cuando tenga que pasar", dicen. Y nadie se ofusca si los invitados llegan a la boda a las 22, cuando la cita era a las 18.

Si bien la televisión, los medios de transporte y el incipiente turismo están cambiando sensiblemente el modo tradicional de sus vidas, en la actualidad cada familia cuenta con uno o dos centenarios que, en general, son el centro de atención de los más jóvenes.

Ese fue el caso de Emmanuil Kryaras, el célebre filólogo que falleció en mayo pasado a los 107 años, víctima de una anodina caída, después de haber recorrido el mundo dispensando su saber por los cuatro continentes durante su larga vida.

Smagarda Karimali nació el 20 de junio de 1921. Tiene cuatro hijos, 13 nietos, 9 bisnietos. Todavía hoy, el grupo sigue girando en torno de ella.

"Nada se hace en la familia sin consultarlo con yaya (abuela, en griego)", reconoce Nikos Tsarnas, uno de sus nietos. "Ella sabe todo. Está al corriente de todo. A veces nos preguntamos cómo hace", confiesa.

Enérgica, ágil, atenta a todos los detalles, cuando la nacion la visitó, Smagarda estaba visiblemente contrariada por un persistente resfrío que la mantenía en cama desde hacía varios días. A pesar de todo, haciendo honor a la proverbial hospitalidad icariana, la centenaria había pasado la jornada en la cocina, preparando personalmente dulces y postres tradicionales, que acompañó con una deliciosa infusión de hierbas locales.

Smagarda y su marido, un experto productor de miel que falleció en 2011 y con quien vivió durante 65 años, son el perfecto ejemplo de la vida en Icaria. Ambos nacieron en las inmediaciones de Agios Kirikos, la capital administrativa de la isla, y se casaron a los 20 años. Desde entonces, compartieron todo.

"Nos levantábamos a la madrugada, desayunábamos frugalmente y partíamos al campo a trabajar. De regreso almorzábamos y hacíamos una siesta de media hora. Las veladas siempre estuvieron dedicadas a reunirnos en familia, visitar amigos o vecinos o recibirlos en casa", resume.

Según Smagarda, los icarianos siempre "comieron lo que producían". Para el desayuno, leche de cabra, vino local, té de salvia o café griego, miel y pan casero. Al mediodía lentejas, garbanzos, papas, legumbres verdes (apio, diente de león, y una hoja parecida a la espinaca, llamada horta) y cualquier otro vegetal de estación, producto de la huerta familiar, siempre con aceite de oliva. Para la cena, solo leche de cabra y pan acompañado con té de hierbas.

"Para Navidad y Pascuas sacrificábamos un cerdo, que íbamos consumiendo poco a poco durante meses", relata.

Nada muy diferente, en realidad, de la tradicional y celebrada dieta que consumen todas las poblaciones de la cuenca mediterránea. Sin embargo, hay en Icaria algunas excepciones.

La doctora Ioanna Chinou, profesora en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Atenas, es una de las mayores especialistas europeas en propiedades bioactivas de hierbas y productos naturales. Para ella, muchos de los tés que consumen los icarianos son remedios griegos tradicionales. La menta salvaje cura la gingivitis y los desórdenes gastrointestinales; el romero se utiliza contra la gota; el estragón para mejorar la circulación sanguínea.

"Pero los polifenoles presentes en las muestras provenientes de Icaria contienen propiedades antioxidantes mucho más potentes que en el resto de la región, y diez veces más importantes que las del vino tinto", explica. La mayoría de esas hierbas también poseen propiedades diuréticas, excelentes contra la hipertensión. "Es probable que, bebiendo esas infusiones por las noches, los icarianos hayan controlado su presión sanguínea durante toda la vida", señala Chinou.

Otra especialista de la Universidad de Atenas, la cardióloga Christina Chrysohoou, señala que los icarianos prácticamente no consumen carne, pescado o azúcares refinados; beben mucho más té de hierbas que el resto de los griegos e ingieren menos calorías diarias.

"El escaso consumo de grasas insaturadas de origen lácteo o cárnico participa en la reducción de enfermedades cardíacas. El aceite de oliva reduce el colesterol malo y aumenta el bueno. La leche de cabra contiene triptófano, que aumenta el nivel de serotonina y es extremadamente digestivo para la gente mayor", precisa.

Chrysohoou también cree que la costumbre de dormir la siesta prolonga la vida. "Un reciente estudio nos demostró que ese hábito reduce en 40% el riesgo de problemas cardiovasculares", precisa. Sin contar con el ejercicio cotidiano, puesto que –dadas las condiciones topográficas de la isla– es imposible pasar allí una jornada sin escalar al menos una decena de colinas.

Las características propias y el pasado de Icaria podrían explicar esos hábitos. Los fuertes vientos que azotan la isla –mencionados por Homero en la Ilíada– y la ausencia de puertos naturales la mantuvieron fuera de las vías marítimas hasta no hace mucho. Esto, sumado a la permanente invasión de piratas que asolaban las aguas del Mediterráneo Oriental hasta el siglo XVIII, no solo obligó a sus habitantes a ser autosuficientes, sino que los alejó de las costas y, aunque parezca increíble, a olvidarse prácticamente del mar. Razón por la cual, rodeados de agua, consumen tan poco pescado.

Esa tendencia al aislamiento se cristalizó en la Edad Media, cuando los icarianos, convencidos por alguna razón de que descendían de la familia imperial bizantina, prohibieron el casamiento con extranjeros.

Pero esa antigua endogamia no explica todo. Los especialistas coinciden en que el milagro también reside en el gusto por la fiesta y la socialización.

Y, sin embargo, Icaria no ha escapado a la crisis de Grecia, un azotado país donde el 40% de su población activa carece de trabajo. Todos los jóvenes, sin embargo, pueden contar con la profunda tradición de solidaridad de los icarianos, aunque no siempre fue fácil para ellos. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la isla fue ocupada por italianos y alemanes, 20% de la población murió de hambre. Algunos especialistas explican la asombrosa longevidad de sus habitantes justamente a través de un fenómeno darwiniano, que habría permitido sobrevivir a los más fuertes.

Icaria está a 265 kilómetros del Pireo y muy cerca de las costas turcas
Icaria está a 265 kilómetros del Pireo y muy cerca de las costas turcas Crédito: Shutterstock

Después de la guerra, miles de comunistas e izquierdistas fueron desterrados a Icaria, dando un sustento ideológico a la natural tendencia de los icarianos a compartir.

"Para cada habitante, esta no es ‘mi’ isla. Es ‘nuestra’ isla", dijo a la nacion la historiadora greco-británica Topsy Douris, autora de un encantador libro, Icarian Tales, sobre sus propios orígenes.

La mayoría de los ancianos de Icaria, testigos de un siglo de sangre y fuego, han vivido padecimientos y privaciones que pocos aceptan rememorar.

"Depresión, tristeza, soledad, estrés… Todo eso puede quitar décadas de vida. Lo importante es esto: el presente y una vida simple", dice Aleko Pateraki. A los 97 años, como cada día, ese hombre increíblemente enérgico prepara su modesto barco de pesca para hacerse a la mar.

Designando la isla vecina de Samos, Aleko reflexiona: "Apenas a 15 kilómetros, enfrente, hay un mundo totalmente diferente. Los samios son mucho más desarrollados. Tienen edificios altos, estaciones balnearias, casas que valen millones de euros. En Samos, el dinero es un asunto serio. Aquí no. Eso nos permite vivir en paz".

Para él, el secreto de una larga vida es "nunca freír los alimentos en manteca, dormir todo el tiempo que sea necesario y con las ventanas abiertas, evitar la carne, beber té de menta o de salvia y asegurarse de contar con una o dos copas de vino en cada comida, ¡y con una buena compañera!", subraya.

Las investigaciones de Chrysohoou revelaron justamente un dato inesperado: los hombres de Icaria, entre los 65 y los 100 años siguen teniendo una vida sexual "regular", "satisfactoria" y con "buena duración".

Smagarda Karimali dice lo mismo con más pudor: "El amor y la familia es la clave de todo".

–¿Quién puede vivir solo? –argumenta la anciana de 93 años.

–¿ Usted siempre estuvo enamorada de su marido?

–Siempre. Pero él era hermoso –confiesa, mostrando su foto.

–¿Y usted?

–¿Yo? Era la más fea del pueblo. Pero siempre tuve otros argumentos muy buenos…

Icaria fue controlada por muchos, pero dominada por nadie. Samos, Persia, Esparta, Macedonia, Egipto, el Imperio Romano, Bizancio y Génova pasaron por ahí. En épocas más recientes, fue el turno de los Caballeros de San Juan y del Imperio Otomano. Por fin, la isla se integró a Grecia en noviembre de 1912 tras vivir cuatro meses de independencia, durante los cuales los habitantes crearon bandera, escudo y acuñaron moneda. Aún hoy, el minúsculo aeropuerto de la isla recibe al extranjero con la orgullosa divisa azul marino atravesada por una cruz blanca, junto a la insignia nacional.

Otro elemento fundamental que explica el denso tejido social icariano es la religión. "Nadie falta a misa los domingos y se ayuna en vísperas de las celebraciones ortodoxas. La iglesia ha sido históricamente el sitio donde se organiza la comunidad", precisa Topsy Douris.

Eso es Icaria. Una sociedad donde nadie se preocupa por la edad que tiene. Donde nadie sufre de marginación. Donde la colectividad se preocupa para que cada uno tenga lo que necesita para comer y, a cambio, todos se sienten obligados a contribuir a la vida común. Donde no existen los robos y la gente duerme con las puertas abiertas porque todos se conocen. Donde al final del día todos comparten un té de hierbas porque es lo único disponible. Donde hasta los menos sociables no están solos, porque sus vecinos los persuaden de acompañarlos a la fiesta del pueblo para comer su parte de carne de cabra.

¿Por qué la elegimos?

El lugar es tan prodigioso como inverosímil y fue para comprobar de primera mano su realidad que la corresponsal de LA NACION en Francia viajó como enviada especial en 2014 al singular rincón de Grecia donde la expectativa de vida alcanza cotas milagrosas. De allí surge este retrato pleno de matices de un pueblo sereno y misterioso para el que ser centenario es cosa de todos los días.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.