Intriga, celos y relatos: la cara oculta de Magallanes 500 años después

Uno de los objetos expuestos en Sevilla: un busto en piedra de Carlos I, que posiblemente sea su primer retrato como rey
Uno de los objetos expuestos en Sevilla: un busto en piedra de Carlos I, que posiblemente sea su primer retrato como rey
Silvia Pisani
(0)
15 de septiembre de 2019  

SEVILLA, España.- Meterse en la piel de quienes navegaron por primera vez alrededor del mundo y en la de quienes se encargaron de contar la hazaña.

Eso pretende una exposición extraordinaria sobre la expedición de Hernando de Magallanes y que, sobre la base de documentos originales, abre, entre otras cosas, preguntas sobre su personalidad y la de quienes lo acompañaron. Un total de 245 hombres en cinco barcos.

¿Era Magallanes un autoritario que desconfiaba hasta de su sombra? ¿Era tan buen marino como flojo gestor de recursos humanos? ¿Por qué se desató un sangriento motín en su contra en la costa patagónica?

Esas y otras inquietudes surgen al recorrer "El viaje más largo", la exposición que para evocar los 500 años de la primera navegación alrededor del mundo se montó en esta ciudad andaluza. Muy cerca del puerto desde el que zarpó, en septiembre de 1519 y al que regresó, maltrecha, tres años después.Tiene la muestra el mérito de reunir 106 piezas y textos originales, muchos de ellos exhibidos por primera vez, con relatos y detalles de la misión que el entonces rey y luego emperador Carlos I encomendó al marino portugués: encontrar por Occidente la ruta hacia Oriente y las especias.

Un sector de la exposición en Sevila, muy cerca de donde zarpó Magallanes
Un sector de la exposición en Sevila, muy cerca de donde zarpó Magallanes

Intrigas y secretismo

Están allí detallados, en manuscritos originales, los sueños y los miedos de quienes la integraron. También, la desconfianza que se montó desde el principio entre Magallanes y los capitanes de las cinco naves que integraron la expedición.

"Era tan desconfiado que se negó a revelar el rumbo a sus capitanes", dijo a LA NACION Antonio Fernández Torres, director del proyecto. Opina que en esa reserva extrema estuvo el germen de graves problemas. "Magallanes era tan valiente y tan buen marino como pésimo gestor de recursos humanos", dijo.

Sus propios hombres lo difaman y temen. Tanto, que medio centenar de ellos se rebelan, toman una nave -la San Antonio- y abandonan la expedición para regresar a Sevilla.

Una vez en puerto, fue tal el relato que los desertores montaron sobre su ex comandante que las autoridades retuvieron el sueldo que le correspondía y dejaron a su mujer en la miseria.

Hay que esperar a que otro miembro de la tripulación, el capitán (depuesto y encarcelado en bodega) Alvaro de Mezquita se hiciera oír y contara su versión sobre el mal comportamiento de los amotinados. Los dos textos -en uno y otro sentido, se exhiben en la muestra.

Varios relatos

Pero así como los protagonistas cuentan lo ocurrido a su manera, otro tanto sucede con quienes difundieron la proeza.

A juicio de Guillermo Morán, uno de los curadores de la muestra, el "auténtico best seller" del momento fue un italiano, de nombre Antonio Pigafetta, y que participó de la expedición. "Con el ansia que había por tener noticia del Nuevo Mundo, su primer texto impreso se vendió por toda Europa y fue el primero en dar la versión más completa", dijo Morán.

Eso fue en el año 1536. Lo que implica 14 años después del retorno de la expedición. No exento de pasiones y favoritismos, el texto de Pigafetta no menciona ni una sola vez al español Juan Sebastián Elcano que fue quien, a la muerte de Magallanes, completó la travesía.

Uno de los documentos que da testimonio de la travesía
Uno de los documentos que da testimonio de la travesía

Una omisión que luego repara el flamenco Maximiliano Transilvano, con un relato en el que entrevista a los protagonistas de la hazaña marina.

Todos los textos -con sus omisiones y favoritismos- están en la exposición y hasta el sitio de exhibición es un hito en sí mismo: el edificio histórico del Archivo de Indias, que data de 1785. Alguna de sus estanterías se vaciaron para dar cabida a objetos de la muestra.

Tanto como ir a la Luna

"En su dimensión, el viaje alrededor del mundo fue un cambio cultural tan grande como el que, hace cincuenta años, significó el primer viaje a la Luna", dice Braulio Vázquez Campos, también curador de la exposición y archivero de la institución que la alberga.

Los sueños, los miedos y la convicción de esos hombres que cambiaron el mapa del mundo como se lo conocía hasta entonces queda plasmada en documentos que por vez primera vez salen a la luz en su conjunto.

Repasarlos es meterse por un rato en la cara oculta de semejante proeza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.