Judith Butler, a los hombres: "Rompan el pacto de hermandad, salgan a la calle, alcen la voz y luego vuelvan con nosotras"

La filósofa, de visita en Buenos Aires, se refirió a los movimientos feministas, al debate por el aborto y a las denuncias sobre violencia sexual, durante una charla con un grupo reducido de periodistas
La filósofa, de visita en Buenos Aires, se refirió a los movimientos feministas, al debate por el aborto y a las denuncias sobre violencia sexual, durante una charla con un grupo reducido de periodistas Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
María Pettinelli
(0)
9 de abril de 2019  • 22:20

Cerca de las 17, la cola de gente daba vuelta la esquina de la calle Springolo, en Sáenz Peña, donde está ubicado el campus de la Universidad de Tres de Febrero. Miles de jóvenes asistieron a la mesa "Activismo y pensamiento" que dio la filósofa estadounidense Judith Butler -junto a integrantes del colectivo Ni Una Menos-. Con mates, libros y apuntes, se dispusieron a esperar por horas contra el paredón del predio, conscientes del lujo de contar, por segunda vez, con una personalidad como Butler en un espacio público del conurbano.

La filósofa postestructuralista y teórica del género es una de las mayores referentes y académicas del feminismo contemporáneo, por sus aportes sobre la teoría queer, y sobre la teoría política y ética. Autora de libros imprescindibles como El género en disputa, Cuerpos que importan y Deshacer el género; Contingencia, hegemonía, universalidad, escrito junto con Ernesto Laclau y Slavoj Zizek, y Vida Precaria, entre otros títulos.

Antes de la conversación pública, la académica brindó una charla íntima a un reducido grupo de periodistas. Llegó a la sala vestida de negro y con un bolso donde llevaba atado el pañuelo que milita la legalización del aborto. Butler respaldó el trabajo de Ni una menos y envió un contundente mensaje a los hombres: "Les tengo una tarea", empezó diciendo. "Rompan con este pacto de hermandad donde se protegen, rechacen esto de ser solidarios con otros hombres, tengan el coraje de decir a las mujeres: 'No las golpeamos, no las violamos, no las matamos', salgan a la calle y luego vuelvan con nosotras y nos cuentan cómo les fue".

Judith Butler en una entrevista colectiva con la prensa
Judith Butler en una entrevista colectiva con la prensa Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

El movimiento #MeToo y el colectivo Ni una menos han logrado visibilizar los distintos tipos de violencia que se ejercen sobre la mujer. "Venir a Sudamérica y ver todos los grandes movimientos activistas, ver las luchas de LGBT, es súper inspirador. Todo el resto del mundo está observando, viendo qué están haciendo", comenzó.

"Ni una menos es un movimiento colectivo, donde un gran grupo de personas que se junta para promover un cambio cultural. A viva voz todos están diciendo: 'esto ya no es aceptable'", dijo.

La teoría del género de la que habla Butler busca una forma de libertad para vivir en un mundo más equitativo. Para la académica, el reconocimiento de las minorías a través de políticas de estado hará que puedan llevar adelante una vida "más vivible", en una sociedad donde las institucionales de poder forman y condicionan las elecciones de los sujetos. "Está todo enraizado en formas y estructuras patriarcales que están dentro del poder. Y estas estructuras están apoyadas y sustentadas por la ley misma", dijo durante la charla de la que participó LA NACION.

Judith Butler
Judith Butler Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Al ser consultada sobre el alcance del movimiento #MeToo, que en reiteradas ocasiones ha provocado suicidios de varones acusados, dijo: "Podemos denunciar el acto de violencia, el acto de explotación, el sistema de desigualdad, la falta de libertad y la falta de retórica que existe alrededor de eso, pero ¿queremos negar al ser humano como persona? Se deben reconsiderar los modos de castigo que se buscan". Y opinó: "Es una distinción que tenemos que dejar bien en claro, condenar los actos que se cometen, pero no a la persona".

La referente de la teoría queer habló sobre el debate en torno a la legalización del aborto. "La razón por la que el aborto es penalizado es porque se cree que el cuerpo de la mujer le pertenece al Estado, o a la Iglesia, o a la Iglesia dentro de ese Estado -porque está todo relacionado-". Y agregó: "Que el aborto se trate es muy importante para responder la siguiente pregunta: ¿Quién tiene el poder sobre los cuerpos de las mujeres?".

De este modo, para Butler el Estado regula la sexualidad de las personas, como también la orientación sexual, y determina los derechos que se tienen al ser heterosexual, gay, lesbiana, trans o queer. "¿Es justo forzar a una mujer a tener un hijo?", se preguntó, sobre el final de la charla. Y dijo, determinante: "La ley termina siendo una violación".

La conversación pública se realizó a las 19 y participaron también Marta Dillon, Verónica Gago y Cecilia Palmeiro, activistas del colectivo Ni una menos.

Los mil pequeños sexos

La jornada de este martes fue la previa del II coloquio internacional "Los mil pequeños sexos", que tendrá lugar durante los días 10 y 11, en la Sede de Posgrados de la UNTREF (Viamonte y San Martín). Se abordarán los debates que le dan forma al campo de los estudios de género y las sexualidades, y se estudiarán críticamente las políticas que despliegan las instituciones y los activismos.

La primera visita de Butler fue en 2015, en una presentación de la Red Interdisciplinaria de Estudios de Género donde brindó la conferencia "Cuerpos que todavía importan", en la que desarrolló su idea del género y la sexualidad como construcciones culturales atravesadas por el poder.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.