Kazuya Sakai, puente entre culturas

Celina Chatruc
Celina Chatruc LA NACION
Summer, tríptico pintado en 1984
Summer, tríptico pintado en 1984 Crédito: Gentileza Vasari
(0)
30 de junio de 2019  

"El Zen es la conciencia cotidiana. No es otra cosa que dormir cuando se tiene sueño; comer cuando se tiene hambre". Con esa simpleza explicaba a los occidentales el célebre filósofo japonés D. T. Suzuki, a mediados del siglo pasado, conceptos centrales de la cultura oriental. Por ejemplo, la costumbre japonesa de realizar ciertas prácticas sin más utilidad que "armonizar lo consciente con lo inconsciente".

En ese encuentro entre distintas concepciones del mundo jugó un rol clave Kazuya Sakai . Artista, diseñador, locutor, crítico y editor de origen japonés, nacido en Buenos Aires, tradujo al español textos clave como la Introducción al budismo zen , de Suzuki, y obras de autores argentinos al japonés; codirigió una colección de textos orientales; trabajó en la embajada de Japón; fundó el Instituto Argentino-Japonés de Cultura y condujo programas radiales sobre cultura oriental.

"Aprendí de Asia, de Europa, de Argentina y de México; de Estados Unidos. Pero en cuanto a mi trabajo, me he impermeabilizado. Busco hacia adentro sin pensar mucho dónde estoy", dijo este hombre formado en Japón, que apenas podía hablar español al regresar a su ciudad natal. "Me habitué a la necesidad de integrar las dos partes –confesó– tratando de definir mi identidad cultural".

Esas raíces híbridas continuaron expandiéndose y dieron frutos en su obra, que cambió de manera drástica cuando se mudó a México a mediados de la década de 1960. Los colores plenos y las formas geométricas marcaron entonces un rotundo contraste con las oscuras pinturas informalistas que había exhibido con el Grupo de los Cinco, convocado por Jorge Romero Brest , en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Ya era un artista consagrado que había integrado los envíos a las bienales de San Pablo y Venecia a la hora de partir hacia el norte del continente americano. En su paso por Nueva York conoció al artista y compositor John Cage , a quien le dedicaría años más tarde una de sus series más conocidas.

La música contemporánea fue una gran fuente de inspiración en su obra, al igual que la literatura. Sus pasiones se integraron una vez más al convertirse en director artístico de la revista Plural , dirigida por Octavio Paz , y en los trabajos realizados en la década de 1980.

Algunos de estos últimos son los que exhibe ahora la galería Vasari. "Su producción tuvo tres etapas muy distintas. Cuando hicimos la retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta, en 2005, la gente no podía creer que todo fuera del mismo artista", recuerda Marina Pellegrini, codirectora de Vasari, rodeada por pinturas sobre papel japonés. Un homenaje a los orígenes multiculturales de Sakai, a casi dos décadas de su muerte.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.