Mientras tanto. La literatura imita la vida, y viceversa