Los senderos porteños de Borges

Homenaje: se descubrieron placas en su casa de Maipú 994 y en la galería del Este, donde se evocan sus paseos por la ciudad.
Jorge Rouillon
(0)
1 de septiembre de 1996  

Buenos Aires honró ayer a Jorge Luis Borges destacando los recorrridos que él y sus personajes hicieron por la ciudad. En Maipú 971 se descubrió una placa transparente titulada "Los senderos de Borges". Con distintos colores están marcados tres caminos.

El primero indica varios puntos de la vida de Borges: su casa natal, en Tucumán 840; la casa donde pasó su infancia, en Serrano 2135, en Palermo Viejo, y el departamento de sus últimos años, en Maipú 994.

El paseo literario marca Villa Urquiza, Villa Ortúzar y otros barrios evocados en su poesía juvenil y concluye en San Benito de Palermo, recordando la sombra mítica de Rosas que sale en pasajes de su obra.

El recorrido de la amistad, finalmente, indica la casa de Evaristo Carriego, "que le reveló la poesía"; la casa de Xul Solar, que ponía a prueba su asombro, y el lugar donde se encontraba con Macedonio Fernández, y ejercitaban diversos juegos filosóficos: la confitería La Perla.

Previamente, María Kodama y la secretaria de Cultura de la Ciudad, María Sáenz Quesada, descubrieron una placa en Maipú 994. "Es lindo que la ciudad vaya marcando los lugares donde vivió Borges", expresó a La Nacion María Kodama.

Asistieron, entre otros, Olga Orozco, Félix Luna, Lucía Gálvez, Josefina Delgado, Alina Diaconú, Ricardo Cordero, Silvia Bolotin y Eduardo Bergara Leumann.

Luego, con música de tango, en la Galería del Este se descubrió un verso: "Esta ciudad que yo creí mi pasado -dice allí Borges-/ es mi porvenir, mi presente/los años que he vivido en Europa son ilusorios/yo estaba siempre (y estaré) en Buenos Aires".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.