Marcha atrás con el retiro de la teoría de Darwin

No será prohibida en la escuela
(0)
29 de abril de 2004  

ROMA.- Darwin no será expulsado de los colegios italianos, como el mundo de la ciencia de la península, consternado, temió.

En una virtual marcha atrás del gobierno de centroderecha de Silvio Berlusconi, la ministra de Educación, Letizia Moratti, aseguró ayer que la famosa teoría evolucionista del naturalista británico no será censurada en las escuelas.

La ministra intentó apagar, así, el incendio que se desató en Italia la semana última, luego de que un grupo de destacados científicos -entre ellos los premios Nobel de Medicina Rita Levi Montalcini y Renato Dulbecco- la llamaron públicamente a reconsiderar un decreto legislativo del 19 de febrero último. Este, según los científicos, hacía desaparecer del programa de estudios de chicos de 13 y 14 años la teoría de la evolución de las especies, algo que "representa una limitación cultural y una renuncia a desarrollar la curiosidad científica y la apertura mental".

"Es justo explicar que el darwinismo y las teorías que produjo tienen lagunas que llenar y presentan problemas irresueltos, pero no se puede saltear el eslabón que liga el pasado y el presente de nuestra especie", subrayó el llamado, al que adhirieron en los últimos días más de 40.000 italianos, muchos de ellos profesores. Uno de ellos, el ex ministro de Salud, Umberto Veronesi, uno de los oncólogos más famosos de Italia, escribió un artículo en primera página del diario La Repubblica en el cual sostuvo que el darwinismo es "un hábito mental", por lo que "es fundamental adquirirlo lo antes posible".

"El origen de las especies"

En 1859, Charles Darwin (1809-1882) publicó "El origen de las especies", un libro en el cual sostuvo que los seres vivientes cambian, originando nuevas especies, sobre la base de la selección natural, es decir, la supervivencia del más apto. El darwinismo, o evolucionismo, se contrapone al creacionismo, que indica que cada especie es inmutable a lo largo de las eras y ocupa un lugar fijo en la jerarquía del mundo, creada por Dios en el origen de los tiempos; el primero de la escala de los seres vivientes es el hombre.

Más allá de las diferencias, en Italia fue unánime la condena al decreto anti-Darwin impulsado por el gobierno de Berlusconi.

Tanto científicos laicos como católicos, en efecto, se rebelaron conjuntamente frente al decreto sobre los nuevos programas de estudios, a diferencia de lo que ocurrió en Estados Unidos, donde los motivos religiosos pesaron a la hora de las discusiones.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.