“Me van a tener que disculpar”: una voz que se oyó como una hinchada