Niño: el sello que nadó a contracorriente, del digital a la edición en papel para coleccionar