Oscar Bony y el suicidio que no fue: la resurrección de la familia como obra de museo