¿Qué vas a leer con tu hijo esta noche? 6 cuentos con brujas, detectives y dragones escritos por grandes autoras

Chicos de vacaciones con ganas de leer
Chicos de vacaciones con ganas de leer Crédito: Alejandro Blanc
Natalia Blanc
(0)
17 de enero de 2020  • 20:15

Durante las vacaciones, nada mejor que aprovechar el tiempo libre para compartir con los chicos historias maravillosas escritas por grandes autoras: de la brasileña Ana María Machado, que fue distinguida en el año 2000 con el prestigioso premio literario Hans Christian Andersen, a escritoras argentinas destacadas como Graciela Montes, Margarita Mainé, Ana María Shua y María Inés Falconi. Como bonus track va un dato ideal para los fanáticos de los cuentos narrados: la editorial AZ ofrece de manera gratuita por Spotify audiolibros infantiles y juveniles de su catálogo, narrados por sus propios autores e ilustradores. Para disfrutar en el auto, en la playa o en casa.

De noche en el bosque, de Ana María Machado
De noche en el bosque, de Ana María Machado

De noche en el bosque, de Ana María Machado (Norma). ¿Qué puede pasar cuando las historias y los protagonistas de varios cuentos infantiles clásicos se mezclan en un solo cuento? ¿Qué relato se arma con un bosque como escenario, un lobo que aparece de repente, una casa donde pasan cosas raras? De la combinación de esos elementos comunes surge un cuento nuevo, más divertido que los originales. Es lo que hace la escritora brasileña Ana María Machado en este excelente libro de la colección Torre Roja, recomendado para lectores desde los 7 años. Con ilustraciones de Alejandro Magallanes, De noche en el bosque presenta a dos hermanos, Felipe y Gabi, que no se van a dormir sin escuchar un cuento narrado por su mamá o su papá. Un día (en realidad, una noche), los adultos están tan cansados que no tienen energía para leer. Entonces, ellos toman el lugar de narradores para contar el cuento a sus papás. Claro que, como decimos al principio, puede pasar que Caperucita Roja se cruce con Ricitos de oro y ella, a su vez, se cruce con Blancanieves. El resultado es una historia mágica que suena conocida pero no lo es.

Clarita fue a la China, de Graciela Montes
Clarita fue a la China, de Graciela Montes

Clarita fue a la China, de Graciela Montes (Loqueleo). En julio de 2019, el sello de Santillana reeditó este título de Montes, junto con otro de la misma serie, Clarita se volvió invisible, con ilustraciones de María Lavezzi. En ambos libros, la autora de Irulana y el ogronte, entre otros cuentos para chicos, se dirige a los lectores con "indicaciones" para que miren bien ciertas escenas dibujadas mientras va desarrollando la historia. Un ejemplo: "En el dibujo podés ver cómo Clarita está subiendo al barco. A mí me parece que es una nena muy valiente porque no cualquiera se anima a subir a un barco por esa escalerita que se mueve como una hamaca", dice en un momento en "Clarita fue a la China", un cuento con humor y fantasía que viene acompañado de un relato extra titulado "Clarita dio tres saltos".

La rana Berta, de Margarita Mainé (SM). Ideal para lectores iniciales, este cuento ilustrado por Gina García integra la colección El barco de vapor. Tiene una protagonista muy especial: una rana un tanto canchera llamada Berta que emprender un viaje inesperado desde la zanja donde vive hasta la casa de Pedro, un chico que la pescó sin querer. Por suerte, después del susto de ambos al encontrarse, Berta y Pedro se hacen amigos, tan amigos que les resulta difícil separarse.

Las cosas que quiero, escrito a cuatro manos entre Ana María Shua y su hija Paloma Fabrykant
Las cosas que quiero, escrito a cuatro manos entre Ana María Shua y su hija Paloma Fabrykant

Las cosas que quiero, de Ana María Shua y Paloma Fabrykant (Loqueleo). Después de su primera experiencia en conjunto, en el libro Las cosas que odio y otras exageraciones, Shua y Fabrykant (que son madre e hija) escribieron a cuatro manos los poemas que integran Las cosas que quiero. Con ilustraciones de Gabriela Burin, los versos están poblados por dragones, juegos, paraguas, fantasmas, atardeceres, plantas y lunas. Como en los poemas del libro anterior, en estos también hay mucho humor y una buena dosis de fantasía y delirio.

Niños, las brujas no existen, de María Inés Falconi
Niños, las brujas no existen, de María Inés Falconi

Niños, las brujas no existen, de María Inés Falconi (Quipu). La autora de la exitosa saga Caídos del mapa cuenta en este libro ilustrado por Federico Combi una historia protagonizada por brujas enanas que solo asustan a los chicos. Como los adultos se la pasan diciendo que "las brujas no existen", los chicos tienen que inventar un plan para evitar que las brujas enanas los sigan molestando con sus bromas y brujerías. Con humor y juegos de palabras, en el cuento aparecen cuestiones como el miedo, la valentía y el juego como camino para enfrentar y resolver los problemas.

Enigmo Pocapista: un detective peculiar
Enigmo Pocapista: un detective peculiar

El detective Enigmo Pocapista, de Florencia Esses (Edelvives). Enigmo Pocapista es un personaje genial: es detective y bailarín. Y tiene unas habilidades extraordinarias: es muy bueno matando mosquitos, caminando sobre las manos y contando chistes malos. Lo que más le gusta a Enigmo es resolver casos raros y bailar. En este libro de la colección Ala Delta, con ilustraciones de Martín Morón, Enigmo descubre dónde están las capas de un superhéroe muy coqueto y otros misterios que rodean a la familia Caporale.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.