Entrevista. Sergio Olguín, entre el crimen, la tragedia griega y el final feliz