Sistemas científicos en el siglo XX

Julio Orione
(0)
7 de diciembre de 2012  

Si bien Richard Whitley se ocupa actualmente del estudio de las organizaciones empresarias, cuando escribió esta obra, en 1984 (la traducción está basada en la segunda edición de 2000), era considerado uno de los mayores investigadores sobre la sociología de las ciencias. A través de las páginas de La organización intelectual y social de las ciencias, el autor analiza minuciosamente cómo se fueron conformando los sistemas científicos en el siglo XX. Pone de relieve la acción preponderante de los Estados como organizadores del trabajo científico y cómo esto llevó a la aparición de un sistema de reputaciones laborales. Ese sistema basado en reputaciones dio pie a mayores oportunidades de empleo para los científicos, a la vez que establecía nuevas formas de control sobre el trabajo de los investigadores. Otros dos factores que pesaron en la organización de los campos científicos fueron el grado de dependencia mutua entre expertos y el grado de incertidumbre en los resultados, que es un factor clave en la actividad de las ciencias. Whitley también analiza cómo están organizados los campos científicos y en qué contextos ello ocurre. En este último punto ofrece el ejemplo del aumento de la investigación en las ciencias biológicas durante los últimos cincuenta años del siglo XX. Finalmente, el autor aborda la cuestión de la ciencia en su conjunto y de las relaciones de sus diversos campos entre sí.

La organización intelectual y social de las ciencias

Richard Whitley

UNQUI

Trad.: Lelia Gándara

432 páginas

$ 110

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.