Un Molinete minimalista, el éxito de Instagram que faltaba para completar el año