srcset

Crónicas de viaje

Un mundo sin fronteras, por artistas argentinos

Celina Chatruc
(0)
21 de junio de 2020  

Desde un puente en Venecia , acompañada por su perro salchicha hace poco más de medio siglo, Blanca Isabel Álvarez Toledo tomaba fotos sobre el Gran Canal. Bajo el sol de la mañana registró cómo su marido, Nicolás García Uriburu , era rodeado por lanchas de la policía mientras derramaba un polvo que tiñó el agua de verde fluorescente . El argentino no parecía dispuesto a detenerse para explicarles que se trataba de una intervención artística y no de un ataque destinado a sembrar terror entre los turistas que visitaban la bienal.

Nicolás García Uriburu. Registro de la coloración del Gran Canal de Venecia, el 19 de junio de 1968. Acciones similares se replicarían luego en otras ciudades, con connotaciones ecológicas
Nicolás García Uriburu. Registro de la coloración del Gran Canal de Venecia, el 19 de junio de 1968. Acciones similares se replicarían luego en otras ciudades, con connotaciones ecológicas Crédito: © Nicolás García Uriburu, reproducción bajo permiso

Él estaba decidido a participar, aunque no hubiera sido invitado. Con el impulso traído desde Francia, donde las históricas protestas estudiantiles acababan de proclamar "la imaginación al poder", ese gesto performático y desafiante realizado el 19 de junio de 1968 marcó un hito que lo convertiría en uno de los pioneros del land art . Con el tiempo sus acciones sumaron connotaciones ecológicas, y lo llevaron a denunciar la contaminación de las aguas con la coloración de ríos, fuentes y puertos de otras importantes ciudades como Nueva York y París .

Marta Minujín desembarcó en la Gran Manzana, donde llegaría a pagarle la deuda externa en forma simbólica con choclos a Andy Warhol, a mediados de la década de 1960

En ambas "capitales del arte" fueron varios los argentinos que dejaron su huella. Marta Minujín desembarcó en la Gran Manzana , donde llegaría a pagarle la deuda externa en forma simbólica con choclos a Andy Warhol, a mediados de la década de 1960. Poco antes había realizado en París su primer happening : en un terreno baldío destruyó todas sus obras, durante un rito de transformación colectiva.

Julio Le Parc. En la parisina Plaza de la Concordia, durante la Nuit Blanche de 2012, el artista realizó un antecedente de la intervención lumínica del año pasado sobre el Obelisco porteño
Julio Le Parc. En la parisina Plaza de la Concordia, durante la Nuit Blanche de 2012, el artista realizó un antecedente de la intervención lumínica del año pasado sobre el Obelisco porteño Crédito: Gentileza Yamil Le Parc

Por esa época, Julio Le Parc impulsaba en la misma ciudad con otros colegas emigrados el Grupo de Investigación de Arte Visual, que le valió el Gran Premio de Pintura de la Bienal de Venecia por las experimentaciones ópticas y cinéticas que también cambiaron para siempre la relación entre la obra y el público.

"Poemas para terrestres", escultura de Adrián Villar Rojas en el Jardín de las Tullerías, 2011
"Poemas para terrestres", escultura de Adrián Villar Rojas en el Jardín de las Tullerías, 2011 Crédito: Gentileza Adrián Villar Rojas

El antecedente de la memorable intervención lumínica que hizo el artista mendocino el año pasado en el Obelisco porteño se realizó en la parisina Plaza de la Concordia, durante la Nuit Blanche de 2012. Un año después de que el rosarino Adrián Villar Rojas complementara su envío a la Bienal de Venecia con una monumental escultura instalada en el Jardín de las Tullerías, donde Pablo Reinoso haría lo propio durante la FIAC en 2018.

Esculturas de Pablo Reinoso en el Jardín de las Tullerías, durante la FIAC 2018
Esculturas de Pablo Reinoso en el Jardín de las Tullerías, durante la FIAC 2018 Crédito: Gentileza Pablo Reinoso

Nadie llegó tan lejos como Villar Rojas, sin embargo. Entre 2017 y 2018, su muestra titulada "El teatro de la desaparición" no solo sorprendió al mundo desde la terraza del Museo Metropolitano de Nueva York, antes conquistada por la obra de Tomás Saraceno , sino que abarcó intervenciones simultáneas en Atenas , Bregenz y Los Ángeles .

Rómulo Macciò. Este flâneur cosmopolita tomaba fotos para usarlas como bocetos de sus pinturas. Retrató como pocos las calles de Manhattan, donde vivió varios años
Rómulo Macciò. Este flâneur cosmopolita tomaba fotos para usarlas como bocetos de sus pinturas. Retrató como pocos las calles de Manhattan, donde vivió varios años Crédito: Gentileza galería Vasari

Para entonces Manhattan ya había inspirado a varios de nuestros artistas. Empezando por Antonio Berni , que trabajó durante casi cinco meses de 1977 en el mítico Hotel Chelsea, creando las pinturas dedicadas a Juanito y Ramona que exhibiría en la Galería Bonino. Las calles neoyorquinas también serían retratadas una y mil veces por flâneurs urbanos como Rómulo Macciò , Jacobo Fiterman y Aldo Sessa , que está por dedicarle un libro.

Aldo Sessa. En uno de sus múltiples viajes por el mundo el fotógrafo presenció en 2000 la selección de pimientos en Rajastán, imán de viajeros en la India
Aldo Sessa. En uno de sus múltiples viajes por el mundo el fotógrafo presenció en 2000 la selección de pimientos en Rajastán, imán de viajeros en la India Crédito: Gentileza Aldo Sessa

Muchas pinturas de Macciò surgieron de las fotografías que tomaba con una cámara pocket durante sus caminatas por Wall Street o por Madrid , Londres y París . Demostró así el mismo talento que Guillermo Roux con las acuarelas y dibujos realizados durante sus viajes por Europa: la capacidad de recrear en imágenes la poesía que se respira en cada ciudad, y que en estos días extrañamos tanto.

Guillermo Roux. Esta acuarela fue pintada en la Plaza de Palermo, ciudad de Sicilia donde nació Franca Beer, esposa del artista. Juntos recorrieron la isla en auto durante una semana, en 1994
Guillermo Roux. Esta acuarela fue pintada en la Plaza de Palermo, ciudad de Sicilia donde nació Franca Beer, esposa del artista. Juntos recorrieron la isla en auto durante una semana, en 1994 Crédito: Gentileza Guillermo Roux

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.