Mariana Arias recorre arteBA

05:04
Video
(0)
11 de abril de 2019  • 16:39

La edición número 28 de arteBA es, una vez más, una muy buena oportunidad para ver y comprar arte. Un arte que se hace accesible. La feria, una de las más importantes de Latinoamérica, se convierte en un encuentro global entre 400 artistas de todo el mundo, los coleccionistas y el público. Es una verdadera aventura sumergirse en el arte contemporáneo que, a veces, puede ser hermético, difícil de abordar, pero que cuando das el primer paso y vencés el temor inicial, te enriquece. Cada obra abre un diálogo único con quien la observa, y puede sorprender y mover la sensibilidad y la mente de manera sustancial.

Si hiciéramos un recorrido sugerido por los especialistas, dentro de La Rural de Palermo, comenzaríamos por la Sección Principal, integrada por 55 galerías nacionales e internacionales, que representan a países de todo el mundo, como Alemania, Francia, Brasil, Venezuela, México, Estados Unidos y la Argentina, entre otros. En esta primera parada conviven el arte moderno y el arte contemporáneo con exposiciones de las obras de los grandes maestros históricos. Entre Los Modernos, aparece Dalila Puzzovio, artista conceptual, polifacética, una de las pioneras del Instituto Di Tella, que presenta su instalación "Cáscaras", que en 1963, con el apoyo de Rafael Squirru y la curaduría de Germaine Derbecq, había mostrado individualmente en la Galería Lirolay. En el cabinet (ese espacio reservado a un artista dentro de la galería, como si fuese su reino) Dalila se expresa con una de las obras que mejor la define.

Jorge de la Vega es otro de los indiscutidos de la modernidad argentina; fue miembro de la nueva figuración, con Rómulo Macció, Ernesto Deira y Luis Felipe Noé, integrando las filas del Instituto Di Tella dirigido por Jorge Romero Brest. Luego de su viaje a Estados Unidos, donde expuso individualmente, en 1967, volvió a Buenos Aires con la idea de diseñar arte pop psicodélico en blanco y negro y creó el mural que ocupa la pared más destacada de la sección central. Una obra de 7 metros de extensión que acapara la sensibilidad de quien se acerque a admirarla.

Otra de las elegidas es Grete Stern, diseñadora y fotógrafa alemana -alumna de la Escuela de la Bauhaus- que fue una gran luchadora comprometida en ofrecer una imagen de la mujer diferente a la que la sociedad patriarcal quería mostrar.

Sus fotografías de la serie "Sueños", presentes en las colecciones del Met y el MoMA de Nueva York y el Malba en Buenos Aires, están expuestas junto a las de su marido, Horacio Coppola, y cada una representa un sueño que las lectoras de la revista "Odilio" escribían en sus cartas enviadas a la sección "La Psicología te hace bien". Mujeres elegidas que cada vez son más visibles

Sobre la Sección Principal llegamos a los artistas contemporáneos, artistas experimentados, vibrantes, provocativos. En la galería Ruth Benzacar, la escultora Luciana Lamothe, quien nació en Mercedes, en 1975, y cursó su primer taller de escultura a los 14 años, exhibe una obra realizada con materiales de construcción, que transforma con el trabajo inverso. Así presenta un abanico de distintas operaciones sobre un material que logra ablandar a pesar de su dureza.

También está Mariana Tellería, argentina, nacida en Rufino, que representará al país en la Bienal de Venecia.

Fernanda Laguna, una artista clave de la escena argentina, fundadora de la galería "Belleza y Felicidad" donde se iniciaron muchos de los artistas que hoy están consagrados, también integra su cabinet, curado por Santiago Villanueva. Ad Minoliti, quien acaba de ser invitada a participar de la Bienal de Venecia, entre otros cinco latinoamericanos de los cuales tres son argentinos, es una artista visual enfocada en lo digital, que toma el video, impresiones e instalaciones como elementos creativos.

En Solo Show Zurich, un espacio destacado, curado por José Luis Blondet, curador de proyectos especiales de LACMA Los Ángeles.

Él eligió ocho galerías en las que no hay un hilo conductor, más bien una línea invisible que destaca la singularidad de cada artista. El enfoque y a los pueblo originarios de América latina. México, Santo Domingo, Guatemala, Lima, son algunos de los países que participan artistas y galerías

Si quisiéramos acercarnos a lo más nuevo de la feria, debemos entrar en el Pabellón Equino, donde encontraremos a Utopia Bombay Sapphire, que puede ser la puerta de entrada al coleccionismo; este es el lugar para empezar a comprar obras accesibles, desde 1000 pesos hasta 2500 dólares. En tanto, el espacio de los jóvenes artistas emergentes, que este año tienen su propio pabellón, separado del principal, donde encontraron autonomía tanto para pensar el diálogo que eligen establecer entre galerías como para la distribución, está integrado por 17 galerías que reciben a 60 artistas. Cada uno exhibe una variedad de obras, lo que permite conocerlos con profundidad. En este mismo pabellón equino se encuentra la isla de ediciones, un lugar dedicado a las publicaciones de arte, los libros que te pueden acercar a los grandes artistas.

Si quisiéramos acercarnos a lo más nuevo de la feria, debemos dirigirnos, a través de la pista central de La Rural, hacia el Pabellón Equinos. Allí encontraremos Utopia Bombay Sapphire, una nueva sección de arteBA, que reúne la obra de 60 artistas representados por 17 galerías emergentes, seleccionadas por los curadores Alejandra Aguado y Carlos Herrera. Esta sección es ideal para quienes quieran empezar a comprar obras, con precios accesibles, desde 1000 pesos hasta 2500 dólares. En este mismo, se encuentra también la Isla de Ediciones - Fundación Proa, esta plataforma editorial de la feria cuenta con proyectos editoriales invitados, un espacio de librería especializada en el arte contemporáneo y una mesa colectiva con sellos independientes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.