Una fiesta que tiene sus propios códigos

Reglas no escritas sobre vestimenta y medidas de seguridad
(0)
23 de febrero de 2015  

LOS ANGELES (De un enviado especial).– La tradición del Oscar se ratifica año tras año, por más que la tecnología y el sentido del espectáculo aporten cada temporada nuevos elementos para hacer más llamativa y novedosa la ceremonia más importante del año de la industria del entretenimiento. Por eso, las innovaciones agregadas en cada nueva ocasión no buscan romper con el espíritu más bien conservador y clásico, el que prefiere esta pequeña gran comunidad representada por la Academia de Hollywood. Este año, la alfombra roja de siempre incorporó a su escenografía algunas pantallas LED y unos soportes aéreos dispuestos como bandas, dentro de los cuales se leen en forma continua los nombres de las películas nominadas.

Asistir a la ceremonia del Oscar exige unos cuantos preparativos. La organización es muy estricta y el protocolo fija, por ejemplo, la obligación de utilizar un código de vestimenta que para los hombres impone el traje de etiqueta. En las comunicaciones oficiales sobre el tema, la Academia dice respetar las decisiones individuales de cada invitado respecto a la indumentaria, pero ante todo remarca el carácter formal del encuentro y la necesidad de estar a la altura de esos requisitos. Esa exigencia también alcanza a los hombres de prensa, por más que ninguno de ellos tenga la oportunidad de acceder a la sala principal del Teatro Dolby. Se espera que cada acreditado cumpla con las mismas formalidades de cualquier invitado famoso y, por eso, las casas de alquiler de ropa de gala trabajan más que nunca en los días previos al Oscar.

Cautela y seguridad

Otra cuestión a considerar son las medidas de seguridad. Algunos acontecimientos de los últimos tiempos, desde el hackeo masivo sufrido por los estudios Sony hasta lo ocurrido en París en la sede del semanario Charlie Hebdo, sensibilizaron todavía más la piel de la comunidad hollywoodense y las restricciones impuestas cada año en el perímetro que rodea al Teatro Dolby se refuerzan cada año, a veces silenciosamente. Además del cierre de tránsito en las inmediaciones, durante el tiempo en que dura la ceremonia se cierra por completo la estación local del subte ubicada en el cruce de las avenidas Hollywood y Highland, lugar desde el cual empieza el acceso de los famosos a la alfombra roja que los conduce luego hacia las escaleras del teatro. Y los medios acreditados deben superar tres controles sucesivos de seguridad antes de ubicarse en la sala de entrevistas.

De lo que todo el mundo hablaba antes del comienzo de la ceremonia era del clima. Inevitable tema de conversación, ya que después de mucho tiempo llovió ayer en Los Angeles desde la mañana con algunas pausas de leve claridad en el cielo desde el mediodía, como para acompañar el suspenso previo al anuncio de los premios. En este sentido las mujeres enfrentaron las mayores complicaciones, porque además del cuidado de los atuendos exclusivos y de los peinados quedaron más expuestas también a temperaturas poco benignas respecto a lo que están acostumbradas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.