Walter Benjamin y el arcaico oficio de narrar