El estadounidense Christian Coleman bate el récord de 60 metros bajo techo