Racismo: la lucha del piloto afroamericano Bubba Wallace y el resultado de la investigación del FBI

..El piloto Darrell Bubba Wallace durante la previa de la carrera en Talladega, en Alabama
..El piloto Darrell Bubba Wallace durante la previa de la carrera en Talladega, en Alabama
Alberto Cantore
(0)
24 de junio de 2020  • 07:00

Las banderas confederadas que flameaban en los distintos autódromos donde compite el NASCAR no perturbaban a Darrell Bubba Wallace, el único piloto afroamericano que forma parte de la categoría de automovilismo más popular de los Estados Unidos. Pero las revueltas sociales, luego de la muerte del ciudadano negro George Floyd, a causa de la violencia policial de un agente blanco, modificó la posición del competidor, de 26 años. Con gestos y mensajes interpeló y luchó para prohibir el estandarte de los escenarios que visita la Cup Serie; emblema de la supremacía blanca y también recuerdo oscuro de esclavitud, opresión y odio, Wallace se movilizó para que se retirara el símbolo. Lo logró, aunque un insospechado hecho perturbó y generó un enérgico repudio y la intervención del FBI en la investigación: el domingo, una vez que se decidió la postergación de la carrera, por la lluvia, una soga, distintivo de la horca, apareció en el box de Wallace, en el Talladega Superspeedway, de Lincoln, Alabama.

Algunas señales estaban en marcha mucho antes de la postergación de la competencia: el sábado y el mismo domingo una caravana de autos y camionetas paseó ondeando la bandera confederada en las cercanías del circuito, mientras que horas antes de determinarse la suspensión una avioneta sobrevoló el autódromo desplegando la insignia y un letrero que rezaba "Retiren el financiamiento al NASCAR". El destinatario era, aparentemente, Wallace, vecino que nació en Alabama e hijo de padre blanco, que se conmocionó con el asesinato de Floyd y reaccionó con el video de Ahmaud Arbery, otro afroamericano que murió baleado en Georgia.

.Junto al Chevrolet Camaro N°43, Wallace recibe el apoyo y la solidaridad de los 39 pilotos que compitieron en la carrera de NASCAR, en Talladega; el FBI concluyó que el afroamericano no fue víctima de odio racista
.Junto al Chevrolet Camaro N°43, Wallace recibe el apoyo y la solidaridad de los 39 pilotos que compitieron en la carrera de NASCAR, en Talladega; el FBI concluyó que el afroamericano no fue víctima de odio racista

"El despreciable acto de racismo y de odio me deja increíblemente triste y sirve como doloroso recordatorio de lo mucho que nos queda por recorrer como sociedad y de lo persistentes que debemos ser en la lucha contra el racismo. Durante las últimas semanas me he visto abrumado por el apoyo de la gente, de la industria, del NASCAR, de los pilotos y de los miembros de los equipos. Juntos, nuestro deporte se comprometió a impulsar un cambio real y a defender una comunidad que acepte y reciba a todos. Nada es más importante y no nos disuadirán las acciones reprobables de los que quieren difundir el odio. Esto no me doblegará, no me echaré atrás. Seguiré defendiendo con orgullo lo que creo", comunicó Wallace, mediante las redes sociales, cuando le dijeron de la aparición de la cuerda.

El hecho estremeció al NASCAR y al deporte estadounidense, que desde la muerte de Floyd multiplica los actos contra el racismo. La categoría emitió un comunicado contundente: "Estamos enojados e indignados y no podemos enunciar más firmemente con la seriedad que nos tomamos este acto atroz (.) Lanzamos una inmediata investigación y haremos todo lo necesario que se pueda para identificar a los responsables y expulsarlos del deporte. No hay lugar para el racismo en NASCAR", el texto que llevó la firma del presidente de la entidad, Steve Phelps.

La previa de la carrera, que se desarrolló el lunes, descubrió varios acontecimientos que enseñaron el compromiso y la lucha por combatir los actos de racismo. Los 39 pilotos, los mecánicos de los equipos, los auxiliares que forman parte del NASCAR, acompañaron al Chevrolet Camaro N°43, mientras el auto desandaba el recorrido desde la calle de boxes a la pista. Los abrazos de los rivales alentaron a Wallace, que emocionado soltó algunas lágrimas. Richard Petty, una leyenda de la categoría y dueño de la estructura para la que compite Bubba, estuvo también a su lado. De 82 años, The King -como bautizaron a quien obtuvo siete coronas y es miembro del Salón de la Fama- catalogó de "persona enferma" al autor del despreciable hecho y pidió que se extremen medidas, se investigue y se decrete la expulsión de quien protagonizó la aberración. "Estamos junto a nuestro amigo porque queremos justicia, saber quién y por qué", señaló Jimmy Johnson, piloto del auto N°48, siete veces campeón de la Cup Series de NASCAR.

.Cinco mil espectadores fueron habilitados para presenciar la carrera en el autódromo de Talladega; fuera del circuito, una caravana de autos y camionetas se paseó haciendo ondear la bandera confederada, la que prohibió el NASCAR a petición de Wallace
.Cinco mil espectadores fueron habilitados para presenciar la carrera en el autódromo de Talladega; fuera del circuito, una caravana de autos y camionetas se paseó haciendo ondear la bandera confederada, la que prohibió el NASCAR a petición de Wallace

Para las 500 Millas de Martinsville, del 10 de junio pasado, Wallace presentó el auto pintado de negro, con dos brazos tomados de la mano -uno blanco y el restante negro- en la trompa, la leyenda #BlackLivesMatter [Las vidas negras importan] y las palabras compasión, amor y entendimiento. Las remeras con el lema I Can't Breathe [no puedo respirar, las últimas palabras que pronunció Floyd, mientras un policía blanco le aplastaba el cuello con su rodilla] acompañan en todas las carreras a Bubba, que saludó y agradeció tras la competencia el respaldo de los aficionados de Talladega, donde la organización permitió la asistencia de 5 mil espectadores.

La resolución del sospechoso caso se conoció a última hora y tuvo un inesperado vuelco. Quince agentes federales del FBI, con el fiscal federal Jay E. Town y el agente especial Johnnie Sharp al frente, investigaron el hecho que ocurrió en el garaje N°4, asignado a Wallace. Según las averiguaciones, las pruebas fílmicas recogidas y una exhaustiva revisión de hechos, se concluyó que no se cometió ningún delito federal y no se presentarán cargos federales: la soga siempre estuvo, aunque llamativamente resultó el único box que se abría con ese elemento y, además, tenía un lazo en forma de horca.Para los investigadores, Wallace no fue blanco de un crimen de odio. "Estamos agradecidos de que este no fue un acto intencional y racista contra Bubba, aunque nos mantendremos firmes para proporcionar un ambiente inclusivo para los que amana las carreras", comunicó NASCAR, que el fin de semana desarrollará una doble fecha, con carreras el sábado y el domingo, en el Triángulo de Pocono, en Pensilvania.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.