Nico Rosberg lo hizo de nuevo: tras ganar en Australia, se quedó con el GP de Bahrein