Ir cada vez más ligero

Por Alfredo Parga Para LA NACION Deportiva
(0)
6 de diciembre de 2001  

Si es verdad que Dios escucha en todas partes pero atiende en Buenos Aires, como sostiene el refranero popular, también puede asegurarse que en todas partes hay gente que profundiza en el automovilismo deportivo. Y con peine fino, no deja tema por abordar. Para que Buenos Aires tome nota.

Ahí tiene, por caso, a La Cumbre, un paradisíaco refugio serrano donde, cuidadosamente, elabora su tarea el periodista Tony Watson. Un enamorado confeso del automovilismo de la década del cincuenta que lo tuvo por testigo -recuerda- de pantalón corto. Con una memoria que se impregna con exquisitas visiones y melódicos truenos deportivos de autos inolvidables, en carreras que entonces empujaban audaces dirigentes.

Watson, en su búsqueda, dio con un circuito que en una de esas, es el único que permanece sin modificaciones ni quitas o agregados desde su apertura. Con riguroso estilo británico mamado de sus mayores, me orienta: "Sirve para realizar comparaciones; no creo que desde su nacimiento se le hayan agregado chicanas". Y la escala de números, nombres y máquinas se ordena con casi 30 años de uso, arrancando en 1973 con Niki Lauda y la Ferrari 312/B3.

Fiorano. Del circuito de pruebas de la casa de Módena se trata. De la empresa constructora de coches de carrera; al viejo commendatore le caía muy mal que se comparara su establecimiento con los de los "ensambladores" de las islas. Cuando la década de los 70 era joven, decidía crear su propia pista de pruebas por la que transita, examina y se estructura la más vasta gama de ensayos técnicos de todas las Ferrari. Las cifras del examen son incontrastables.

Lauda giraba con aquella máquina de 2991cc, de 485HP en 1m13s180/1000, a 147,584 km/h. Carlos Reutemann figura desde 1976 con la 312/T2 de 500 HP, con 1m10s860 (152,415 km/h). Así hasta que en 1990, Alain Prost, con la 641 de la rossa , de 665HP giraba en 1m1s538 (175,501 km/h).

¿Sabe usted cuánto demoró Schumacher en su mejor vuelta de este año? 58s890, a 181,983 km/h. Pero la 2001 dispone de unos 850HP. Sin adoptar una solemne postura, Tony Watson concluye punzante: "...pese a los esfuerzos del señor Mosley, el detalle demuestra que a pesar de eliminarse el efecto suelo, el turbo, los neumáticos lisos (cada vez más lisos) y otros etcétera, los autos de carreras son cada vez más rápidos". Se trata del ingenio del hombre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.