Jorge Lorenzo dejó sin opciones a sus rivales y se impuso en Le Mans