Los Peugeot se pelean adentro y Ardusso los pasó por afuera

Facundo Ardusso, ganador del Súper TC2000
Facundo Ardusso, ganador del Súper TC2000 Fuente: Telam
El piloto de Fiat venció en la carrera nocturna del Súper TC2000 en el Callejero de Santa Fe tras desencuentros entre Girolami y Canapino; el domingo, la segunda carrera
Roberto Berasategui
(0)
30 de agosto de 2015  • 14:13

SANTA FE.- Es mágica la fecha en Santa Fe. Por la multitud, por esas características únicas del Callejero. El público puede observar a sólo tres metros un auto que transita a más de 250 km/h y caminar 100 metros para sentarse en la peatonal a tomarse un cafecito, para luego volver a disfrutar del vértigo.

Lo mismo para los propios pilotos, que entre tanda y tanda en lugar de refugiarse en los motorhomes se dirigen directamente al hotel, a sólo un puñado de metros de los boxes. Incluso para los periodistas que cubren la actividad, que cuentan a modo de centro de prensa un catamarán amarrado en el puerto, en medio de una escenografía fantástica. Si hasta la conferencia se distingue con los pilotos sentados de espalda a la dársena, iluminada como Puerto Madero y por donde también pasa la carrera, ya que desde el año pasado el circuito se interna en esa exclusiva zona de la ciudad.

En lo deportivo, la adrenalina exclusiva de transitar al límite entre los muros de contención, con el peligro latente de protagonizar un roce y arrojar todo en apenas un desliz. "Es hermoso, por el público, por el clima, por lo que significa arriesgar a todo o nada permanentemente", comentó el campeón, Néstor Girolami (Peugeot).

Muchos discuten la carrera en el Callejero de Santa Fe. Un circuito urbano angosto (otras características a los dos que se utilizaron en su momento en Buenos Aires), que no invita al sobrepaso permanente. Sin embargo, a las características mencionadas, el público local siente al acontecimiento como la gran fiesta de Santa Fe. El apoyo es total. No sólo por la multitud, con más de 40.000 personas. La ciudad se alistó para la llegada del Súper TC2000 . Y al margen de las tribunas colmadas y gente agolpada frente a los alambrados, los balcones y terrazas aledaños también se llenan con un entusiasmo peculiar.

Y pese al dibujo del trazado urbano, la carrera de anoche fue atractiva. Porque los pilotos de Peugeot pugnaron por la victoria. Agustín Canapino se defendió desde la pole position, aunque en la cuarta vuelta su compañero, Néstor Girolami , lo superó en una maniobra tan efectiva como espectacular. Allí donde la frenada se intensifica a tal punto que los discos al rojo parecen iluminar el sector. Si hasta el olor a la pastilla se percibe en la "Curva de Vialidad".

Pero la punta cambió nuevamente. Girolami apenas se pasó en la chicana del "cambio de sentido" y su 408 se pegó de costado contra el muro. Ese percance le quitó velocidad en la recta y cedió el lugar a Canapino, que se reencontró con la vanguardia.

Mientras Facundo Ardusso ( Fiat ) mantenía el ritmo de los punteros, expectante ante esa lucha entre los pilotos de Peugeot y se alejaba del Renault de Christian Ledesma (hasta que tuvo problemas con la dirección en la 10a vuelta), detrás también Damián Fineschi (Peugeot) emuló a Girolami con una maniobra similar de sobrepaso para doblegar a Werner ( Ford ).

A cinco vueltas del final, en el circuito donde parece que no hay sobrepasos, Ardusso aprovechó el desentendimiento de los pilotos de Peugeot. Canapino no transitó la chicana y sobre el final de la recta, le cedió el lugar a Girolami en una maniobra poco ortodoxa; allí, el piloto de Fiat sacó a relucir su voracidad y su talento para dejar atrás a sus rivales. Un triunfo que parecía asegurado para Peugeot quedó en manos del piloto de Las Parejas y de la marca italiana. "No entiendo qué quiso hacer el equipo. Me pidieron levantar cuando rocé el paredón. Teníamos el triunfo y ganó otra marca", fue la primera declaración de Girolami, que es escolta en el campeonato a medio punto de Facundo Chapur , que lidera lidera con 102,5 puntos.

Con un gran ritmo y su efectividad para atacar en el momento preciso, logró su primera victoria de la temporada. "Gané porque se pelearon los Peugeot", argumentó. También sufrió un poco, con un roce contra el paredón, pero no le impidió celebrar en la noche santafesina, allí cerca de sus pagos, para también soñar en la lucha por el título. Y porque se siente privilegiado. Ganó en el Callejero de Buenos Aires, frente al Obelisco; en otro semipermanente, como Potrero de los Funes, y ahora en la mejor carrera nocturna de Santa Fe. Un privilegio para pocos, sin dudas.

Canapino siempre larga primero en Santa Fe. Agustín Canapino logró todas las pole positions disputadas en la provincia de Santa Fe durante 2015. Este año ya lo había conseguido en Rosario y en Rafaela; ayer logró las dos del Callejero: la de anoche y la de hoy, que tendrá detrás a Facundo Ardusso y a Girolami. En la Fiat Abarth Competizione, la clasificación para la carrera de hoy la dominó Christian Romero

tb

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.