Los pilotos de F1, dueños de sus propios números