Nico Rosberg ganó el Gran Premio de Austria y le devolvió la emoción al campeonato de Fórmula 1