Yazeed Alrajhi, inesperado ganador de la octava etapa del Dakar

Yazeed Alrajhi, en acción
Yazeed Alrajhi, en acción Fuente: AP
El piloto saudí terminó por delante de Orly Terranova, que completó una muy buena jornada
(0)
11 de enero de 2015  • 20:20

UYUNI, Bolivia (AFP).- El piloto saudí Yazeed Alrajhi, a bordo de su Toyota, acabó con la hegemonía de Mini en el Rally Dakar-2015 , al imponerse en la octava etapa en autos, entre Uyuni (Bolivia) e Iquique (Bolivia), por delante del argentino Orlando Terranova (Mini) y del líder de la general, el catarí Nasser Al-Attiyah (Mini).

Alrajhi, revelación de la prueba en su primera participación, finalizó la jornada maratón, la más larga de todo el Dakar con 784 km, con un tiempo de 3 h 26 min 49 seg, aventajando en 1 min 12 segundos a Terranova y en 2 min 36 seg a Al-Attiyah.

"Ha sido una jornada excelente. Hemos rodado muy bien y nos hemos divertido y todo. Lo más difícil de gestionar ha sido... ir al baño! Con la altura, en cuanto bebes, te dan ganas de ir. La salida en línea en el salar ha sido genial, con unas condiciones perfectas. No teníamos la mejor punta de velocidad, pero nos las hemos arreglado para atrapar a los demás. Ha sido un poco como un juego", dijo Alrajhi tras la etapa.

El sudafricano Gilles de Villiers (Toyota), segundo en la general, acabó cuarto a apenas 13 segundos del líder tras dominar gran parte del día, pero sufrió un pinchazo que hizo que se quedara rezagado.

"Hemos aprovechado los pinchazos de Nasser para recuperarle tres minutos. Tres cuartos de lo mismo en la segunda parte, hasta que un helicóptero ha descendido bastante y ha levantado el fesh-fesh. No veía nada, pero tampoco podía pararme para no quedar encallado. He hecho 200 metros a ciegas y he pinchado al darme con una roca. Por eso nos ha podido atrapar Nasser", aseguró De Villiers.

Mini se había impuesto en las siete etapas precedentes tras sumar tres triunfos Al-Attiyah, otros tres Terranova y uno el ruso Vladimir Vasilyev.

Con esta victoria, Alrajhi, tercero, se acerca ligeramente a los dos primeros: está a 18 min 40 seg de Al-Attiyah y a 8 min 27 seg de De Villiers.

Finalmente las condiciones meteorológicas acompañaron y, como anunció el sábado el presidente de Bolivia Evo Morales, los autos pudieron pasar por primera vez en la historia de la carrera por el Salar de Uyuni, el salar de superficie continua más grande del mundo, a más de 3.600 m sobre el nivel del mar. Las motos ya lo habían hecho el año pasado.

Este lunes los autos vivirán su jornada de descanso.

Coma se acerca a Barreda en motos

El portugués Paulo Gonçalves (Honda) se impuso en la séptima etapa en motos, entre Iquique (Chile) y Uyuni (Bolivia), mientras que el español Marc Coma (KTM), segundo, se acercó en la general a su compatriota Joan Barred Bort (Honda), que corrió la mitad del día con el manillar roto.

"Vas con cuidado, pero aun así no es suficiente. Con el barro, la moto ha deslizado, he chocado y he salido disparado por encima de la moto. Cuando ha caído la moto, se ha partido el manillar. Era el kilómetro 200, así que he tenido que hacer 120 kilómetros con una mano y con una navegación muy difícil. Además, se me ha parado la moto, no arrancaba, he perdido más de un minuto otra vez... Eso sí, después he tenido un buen feeling y he venido a fondo con una mano. No sé, me he dicho: que sea lo que sea", relató Barreda sobre la etapa.

Bajo una fuerte tormenta, Gonçalves acabó el recorrido del día, de 717 km (321 cronometrados) en 3 h 56 min 0 seg, 14 segundos por delante de Coma y 30 seg mejor que el austriaco Matthias Walkner (KTM).

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.