Rumbo al Mundial China 2019: la defensa preocupa a Sergio Hernández pero no a Luis Scola

Hernández, en un descanso en Japón; el DT no está a gusto con el funcionamiento
Hernández, en un descanso en Japón; el DT no está a gusto con el funcionamiento Crédito: @cabb/oficial
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
22 de agosto de 2019  • 23:59

Faltan ocho días para que empiece el Mundial China 2019 y también para el estreno de la Argentina, que será contra Corea del Sur en Wuhan, a las 9.30 de Buenos Aires. Ocho días y dos amistosos, más precisamente, porque el seleccionado se medirá este lunes con Rusia y el martes con España, en Ningbó, China. ¿Suficiente tiempo hasta que comience el Mundial? ¿Suficientes amistosos de preparación para corregir lo que falta?

No tanto, si se consulta al director técnico. Nada como para inquietarse, si la pregunta es hecha al capitán. Sucede que Sergio Hernández y Luis Scola tienen diagnósticos algo distintos a esta altura de la preparación específica para la Copa del Mundo, luego de coincidir en su balance sobre la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Lima. Ahora, tras el cuadrangular de Lyon (dos derrotas y un éxito) y el amistoso de ayer en Saitama contra Japón, que terminó en un triunfo por 108 a 93, los dos líderes divergen en sus diagnósticos.

"Me habría gustado que fuera un partido diferente. Estamos muy cerca del Mundial y no aprovechar un partido para dar un paso más en la defensa es complicado. Esperemos hacerlo en Ningbó, contra España y Rusia", admitió cierto nivel de alarma Hernández. Scola, sin creer que está todo bien, anda menos preocupado: "Creo que somos un buen equipo en lo defensivo que, simplemente, hoy tuvo un mal día. Como también tuvo otros malos días: en los Panamericanos pasó contra México y Dominicana. Esperar que estos baches no ocurran es surrealista. Ningún equipo, y menos nosotros, podemos pretender no tener bajones", comentó el ala-pivote.

Recibir 93 puntos de Japón, incluidos 53 en la primera mitad, no es ciertamente un buen signo a tan poco tiempo del gran certamen en el que la Argentina disputará, más que el trofeo, un lugar en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Japón es inferior en jerarquía a Brasil, que en Lyon expuso la debilidad de la marca albiceleste, al ganar por 89 a 82.

Es verdad que el equipo argentino otorga ventaja de talla a la mayoría de los rivales y que el juego interno ajeno debería complicarlo si está bien ejecutado, pero lo que llamó la atención fue la baja intensidad en la marca frente a Brasil y motivos más técnicos en la victoria sobre Japón. "Estuvimos bastante de malhumor por nuestra defensa, desde el balance hasta las situaciones de uno contra uno, y hubo mucha confusión en las reglas. Pero estuvimos acertados en el ataque y ellos tuvieron problemas para defender contra algunos de nuestros sets y contra algunos jugadores", analizó Hernández.

Con 30 minutos (tres cuartos de partido) de acción sobre el parquet (20 tantos, 5 rebotes), Scola observó fallas, también. "Hubo varios pasajes defensivos malos y tenemos que corregirlo. No vamos a poder anotar siempre 108 puntos. Cada vez que nos hagan 93 vamos a perder o a estar cerca de perder. Tenemos que aprender a andar sobre los 85/90 con los que vamos a manejarnos en el Mundial", enunció, antes de advertir: "Pero nada es grave. No creo que sea recurrente lo de las distracciones defensivas. Hoy las tuvimos, es cierto, pero no es que en todos los partidos que jugamos hasta ahora tuvimos distracciones. Francia, que es uno de los mejores equipos del mundo, nos anotó 77 puntos. Le bajamos muchísimo la efectividad".

Si el seleccionado recibió 93 tantos y venció por 15, anotó mucho frente a los 17.000 espectadores que acudieron al estadio de Saitama. En el ataque este es un auténtico equipo de Hernández: contraataque muy veloz cuando se puede y triples en el juego estacionado. Contra Japón funcionó muy bien el tiro de larga distancia (57,1%, con 16 de 28), se perdió la lucha aérea (28 rebotes contra 36) y hubo fluido juego colectivo (27 asistencias contra 21).

Una buena señal fue el presente que dio Nicolás Brussino, con su mejor desempeño del ciclo: 21 puntos, 7 recobres, 2 pases-gol y 2 robos. Mientras, en el perímetro hubo un Facundo Campazzo más conductor que definidor, con 11 asistencias y 7 tantos, más 2 recuperos, al revés que Nicolás Laprovittola, autor de 17 puntos, 5 pases-gol y 4 pérdidas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.