La Generación Dorada, con Londres en la mira