Básquetbol / La generación dorada. Londres en la mira