Una gira sin rodeos para Manu y los Spurs