Brian Carlos Castaño: "No puedo fallar, es la oportunidad de mi vida"

El boxeador de Isidro Casanova va por el título superwelter interino de la AMB ante el puertorriqueño Emanuel De Jesús; pelea a las 22 y televisa Fox Sports
Andrés Vázquez
(0)
26 de noviembre de 2016  

Brian Castaño va por la corona interina de superwelter de la AMB
Brian Castaño va por la corona interina de superwelter de la AMB Crédito: Gentileza Premier Boxing Champion

Es como una novedad. Una risa cristalina en un mundo de dientes apretados, músculos tensionados y miradas huidizas. Es un pibe de barrio (de La Chaca, en Isidro Casanova), minado de picardía, que porta el talento de los elegidos y las expectativas de los buenos de verdad. Es la gran esperanza del boxeo argentino. A los 27 años, con tan solo 15 peleas como boxeador profesional, todas ganadas, Brian Carlos Castaño está a horas de transformarse en una grata realidad: hoy se enfrentará al puertorriqueño Emanuel De Jesús (17-1, 12 KO), en el Polideportivo Municipal de González Catán, y tendrá la chance de conquistar la corona superwelter interina de la Asociación Mundial de Boxeo . “Cuando subo al ring nada de lo que dicen sirve, todo depende de mí. En cada pelea, en cada round tengo que demostrarlo. Es la oportunidad de mi vida, no puedo fallar”.

Su historia es de sacrificio y perseverancia. Rebeldía, promotores oportunistas y problemas de salud amenazaron con evaporar su promisoria carrera. Sin embargo, la decisión de emigrar a Estados Unidos, en 2015, trajo efectos positivos y rápidas gratificaciones: la fortaleza de su boxeo, la justeza de su pegada y la astucia de su nuevo manejador, Sebastián Contursi, lo posicionaron entre los mejores exponentes de la categoría superwelter, junto al Canelo Álvarez y Erislandy Lara. En aquella etapa, también hubo que superar ataques de pánico. Ahora lleva cuatro victorias consecutivas en EE.UU. y está segundo en el ranking AMB de los medianos junior. El Brian o Sugar Ray, como lo bautizó un periodista –por su estilo similar a Leonard–, proyecta un título mundial en su cintura, una casa más grande para compartir con Carolina, su novia, y un mejor pasar económico para sus padres.

–¿Qué sabés de Emanuel De Jesús?

–Es un boxeador con muy buena pegada, pero da algunas ventajas defensivas. Cuando se cruce conmigo se va a arrepentir, porque los golpes míos lo van a lastimar rápido.

–¿Esperabas la chance de pelear por el título este año?

–No. Apostaba todo al 2017, pero la chance llegó y estoy preparado. Cuando uno pelea tan seguido en Estados Unidos sabe que la oportunidad, tarde o temprano, va a llegar.

–¿Fue determinante instalarte en Estados Unidos?

–Sí, había que cambiar conductas personales, el entorno de uno. Obviamente, la posibilidad de hacer guantes con boxeadores de nivel ayuda mucho al crecimiento profesional. Me entreno y me cuido el doble de lo que lo hacía en Argentina.

–¿Por qué en Argentina no te cuidabas como en Los Ángeles?

–Siempre fui responsable con mi forma de trabajar, pero tal vez había que profesionalizar los métodos de entrenamiento y algunos cuidados personales, por ejemplo las comidas.

–¿Mentalmente estás preparado para ser campeón?

–Sí, es lo que siempre quise desde que empecé a boxear. Tal vez hubiese preferido que las cosas se den de otra manera y que yo tenga un par de años menos. Soy consciente que la vida mía y de mi familia pueda cambiar radicalmente.

–¿Cómo es tener de sparring a Shane Mosley?

–Fantástico. Fue campeón mundial y le ganó a Oscar De Hoya; me obliga a exigirme en los entrenamientos de ring.

–Te seguís entrenando tu papá, ¿por qué?

–Con mi viejo me siento muy seguro. Nuestra manera de trabajar no tiene nada que envidiarle a nadie. Para mí, es el mejor entrenador del mundo.

–¿Qué hubieses hecho si no te hacías boxeador?

–Hubiese sido jugador de fútbol, tenía muchas condiciones. Como era rápido, me gustaba jugar de once, bien de wing. Arranqué jugando en la Candela de Boca y luego pasé a Almirante Brown, donde jugué hasta sexta división. Después, el boxeo pudo más...

–¿Te presiona que te cataloguen como “la gran esperanza del boxeo argentino”?

–Es un plus que me motiva para seguir creciendo. Pero soy consciente de que eso no me va a convertir en campeón mundial; eso se logra con trabajo y perseverancia.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.