Entre el entusiasmo de la vuelta a la actividad y el sensacionalismo en tiempos de pandemia

Brian Castaño en acción.
Brian Castaño en acción. Fuente: Reuters
Osvaldo Príncipi
(0)
5 de junio de 2020  • 23:59

El inminente anuncio que efectuará el doctor Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de la Nación, sobre la confección de diversos protocolos de entrenamientos para los atletas de elite vinculados con los Juegos Olímpicos Tokio 2020, entre los que se encuentra una treintena de boxeadores amateurs y profesionales de todo el país, evidencia el primer síntoma entusiasmante para esta disciplina ahogada por la Covid-19.

Si bien la confección de estos trabajos llevará algunas semanas y las prácticas estarán condicionadas al comportamiento de la pandemia en las distintas provincias, son varios los pugilistas que ya comenzaron los entrenamientos utilizando estructuras muy "caseras" en pos de lograr un aceptable estado físico.

El proyecto oficial regularía los adiestramientos de cada deporte fuera de las zonas de alto contagio, sobre todo AMBA. Los seleccionadores argentinos Fabricio Nieva, Mariano Carrera, Victor Hugo Castro, Javier Álvarez y Roberto Arrieta evalúan a sus dirigidos por medio de los sistemas computadorizados con las cuales trabajan individualmente. No hay muchas variantes: bolsa, soga, ejercicios y trabajo de manos con el entrenador local. La distancia social y el barbijo son el límite del rigor de cada una de las prácticas.

Al respecto, Brian Castaño, invicto ex campeón mundial y retador a la corona de los medianos juniors de la OMB, indicó: "Se hace todo muy difícil, sobre todo para el obrero del ring. Tengo la suerte de tener mi propio gimnasio en casa y poder pagar un profesor como Matías Erbin, que diagrama mi tarea y mi dieta. No se puede hacer más que manoplas con el preparador. Yo tengo muy cerca a mi papá y eso nos ayuda bastante. Nos cuidamos, cumplimos todas las medidas, pero no nos entrenamos seguros".

La pelea entre Castaño y el brasileño Patrick Teixeira, el campeón mundial, está acordada con la empresa Golden Boy, con contratos firmados para combatir en California. El gran interrogante es cuándo viajarían a Estados Unidos y qué tipo de acogida consular tendrían allí un argentino sin residencia fija y un viajero desde Brasil.

Las provincias de Jujuy, Catamarca y San Juan parecen avanzar, con prudencia pero con bastante firmeza, en la apertura de disciplinas. San Juan albergaría una futura concentración de la selección olímpica de boxeo por su estructura conformada por dos clubes-escuelas, Julio Mocoroa y Púgil Club Raúl Landini. Al respecto, Jorge Chica, el secretario de Deportes de la provincia, dijo para LA NACION: "Estamos liberando de a poco las actividades. Priorizamos las aeróbicas y ciclísticas. A la brevedad, probaremos con gimnasios recreativos y algún juego de campo, como el tenis. Los deportes de contacto llevarán algún tiempo más. Es muy difícil predecir a corto plazo. Tenemos buena base, pero se debe ir muy lento. Todo aquel que llegue a San Juan necesitará someterse a una cuarentena obligatoria y después se verá qué pasa. Es día por día".

En el nivel internacional los primeros grandes desafíos del mes estarán en Las Vegas. Y esto es lo mejor que puede pasar: la acción inmediata. Este martes, el estadounidense Shakur Stevenson, campeón mundial pluma, dirimirá con el puertorriqueño Félix Caraballo, sin títulos en juego y con transmisión de Space para Argentina. El casino MGM tendrá actividad boxística –sin público en el estadio– los días 11, 16, 18 y 21 del corriente. Tal calendario fue aprobado por el gobierno de Las Vegas, pero se retrotraerá en caso de alguna irregularidad sanitaria.

Mike Tyson, en medio de habladurías de marketing.
Mike Tyson, en medio de habladurías de marketing. Crédito: @tysonranchofficial

La pandemia cobijó decenas de noticias estrafalarias. Como reapariciones fantasiosas, una multiplicidad de proyectos para Mike Tyson y "combates soñados". También, Steve Marcano, un dirigente ignoto, proyectaría la creación de Veteran Boxing League, una liga de los veteranos del ring en Estados Unidos, exclusiva para peleadores de entre 45 y 60 años, habilitados para boxear no más de seis rounds de dos minutos, con 90 segundos de descanso entre asaltos. ¡En fin! No dejamos de sorprendernos en este período sensacionalista que tiene espacio para todo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.