Vuelta a San Juan. Crack mundial: jugaba en la selección de fútbol belga y ahora es una estrella del ciclismo

Remco Evenepoel se lució en la tercera etapa del tour sanjuanino con una actuación fantástica
Remco Evenepoel se lució en la tercera etapa del tour sanjuanino con una actuación fantástica Crédito: Bill Torres / Globesport
Andrés Vázquez
(0)
29 de enero de 2020  • 00:01

La avalancha de elogios no hace mella sobre su humanidad. Es uno mas entre las tanta figuras que están protagonizando la tradicional Vuelta a San Juan. La sencillez con que Remco Evenepoel se mueve entre el público esconde su trascendencia de figura mundial de ciclismo. Acá sus prematuros logros son parte del ayer y sus sueños de grandeza sobre las pintorescas rutas cuyanas están ahí, como siempre, dibujados en su sonrisa picarona. "Esta carrera siempre será especial para mí. Yo debuté como profesional de un equipo World Tour acá. Ojalá pueda ganar alguna vez", confiesa el belga a LA NACION. Sabe más que nadie todo lo que le falta recorrer si quiere hacer historia grande en el ciclismo. Tiene la alquimia de los elegidos. Esa rara mezcla de confianza y carácter. Por eso disfruta del presente y el calor de los sanjuaninos.

Con 20 años recién cumplidos, Remco ya es un hombre del ciclismo mundial. Aunque lo traicionen su voz de adolescente y sus cabellos revueltos; aunque digan lo contrario esa piel pálida retocada por el sol sanjuanino y esa sonrisa con resabios infantiles; aunque lo traicionen esos ojos celestes que parecen estar esperando el momento justo para volar lejos, quién sabe detrás de qué sueño fugaz. "Estoy en un equipo muy fuerte e intentaremos obtener, al menos, los mismos éxitos del año pasado. También a nivel personal. Espero volver a ganar en Argentina, esta Vuelta es muy especial para mí", admite Remco, quien es uno de los más requeridos por los fanáticos sanjuaninos para las fotos.

Crédito: BILL TORRES/GlobeSport

La última joya de este deporte sigue los pasos del colombiano Edgar Bernal y los belgas Mathieu Van der Poel y Wout Van Aert, otras tres promesas convertidas en realidad mucho antes de lo que dictan los cánones. El prodigio Evenepoel dio el salto de la categoría junior al World Tour de la mano del Deceuninck-Quick Step la temporada pasada. Y en su debut profesional ya suma seis triunfos: dos etapas y la general de la Vuelta a Bélgica, un parcial de la Adriática Iónica, además de la Klasikoa y el Europeo CRI. No es de extrañar que el universo ciclista lo siga de cerca y no le quite la vista.

Sin embargo, antes de este presente de ciclista reconocido, el joven Evenepoel tenía todo para triunfar en fútbol. Integró las divisiones juveniles de Anderlecht y PSV Eindhoven, de Holanda, y los seleccionados Sub 15 y Sub 16 de Bélgica, donde lució el brazalete de capitán. Quienes lo vieron jugar, hablan de un exquisito volante central, con muchas condiciones técnicas y personalidad. Pero los botines y la pelota perdieron valor ante la bicicleta cuando más tentador asomaba su futuro. "El fútbol me exigió desde muy niño y eso hizo que me aburriera. Necesitaba practicar otro deporte que me devolviese a la felicidad", comentó, hace un tiempo, ante un medio español.

Evenepoel, en el medio, en sus tiempos como juvenil futbolista de la selección belga
Evenepoel, en el medio, en sus tiempos como juvenil futbolista de la selección belga

A los 17 años, para satisfacción de su padre Patrick, un ciclista profesional, decidió cambiar la pelota por la bicicleta y rápidamente comenzó a sobresalir en las pruebas más importante de Europa, convirtiéndose en una auténtica revolución. "Es un chico que no tiene límites", advierten los expertos. "Remco tiene un potencial increíble. Es muy joven y tiene mucho tiempo para llegar a su techo. No tengo dudas que logrará cosas muy importantes", analiza su compañero de equipo Julian Alaphilippe, triple campeón mundial.

Es que los prematuros logros que porta lo convierten en un dotado. Y no solo por las victorias, sino por la forma de ganar. En 2018, se convirtió en campeón europeo y mundial juvenil de la especialidad contrarreloj individual. La temporada pasada, en su debut con el equipo belga Quick-Step, obtuvo la Vuelta de San Sebastián, carrera del World Tour; en la Vuelta a San Juan terminó noveno en la general, salió tercero en la contrarreloj individual -a 12 segundos del francés Alaphilippe-, y se adjudicó la clasificación del mejor ciclista joven con dos etapas ganadas.

Patrick Lefevere, el patrón del equipo Quick-Step dejó bien claro tras la llegada de Evenepoel al equipo que su responsabilidad es "tratarlo cuidadosamente y ayudarlo a aprender, ya que necesita descubrir de qué se trata el ciclismo profesional". Es sabido que el Quick-Step tiene buen ojo para fichar jóvenes promesas como ya demostraron con Fernando Gaviria, Álvaro Hodeg, Max Schachmann o Fabio Jakobsen. Ahora tiene en Remco la oportunidad de formar a un ciclista belga que recoja el testigo de su máximo referente, Tom Boonen, aunque esta comparativa son palabras mayores todavía. "Estoy feliz de que el equipo haya confiado en mí y me haya brindado esta increíble oportunidad", afirma el joven.

Respecto a las expectativas que se crearon en torno a su figura en Bélgica, donde pasaron 43 años de la última consagración de su compatriota Eddy Merckx en el Tour de Francia, dice no sentir presión y demuestra convicción para justificarse: "Soy un joven que corre en bicicleta. No quiero ser mejor que nadie, quiero ser un poco mejor que soy cada día. Merckx fue un gran campeón, como lo fue Alberto Contador, mi ídolo. Espero cumplir el sueño de ganar aunque se un tour Francia", confesó el Joven, minutos antes de comenzar la contrarreloj individual de la tercera etapa de vuelta.

Con el resto del equipo Quick Step
Con el resto del equipo Quick Step Crédito: BILL TORRES/GlobeSport

Su incipiente recorrido hasta ahora y su margen de progresión lo postulan para seguir el camino de los más grandes. La imagen portentosa y concentrada con que encara cada etapa la Vuelta a San Juan lo grafican como un ganador nato. En su mente solo hay espacios para triunfos. Sin dudas esa hambre de gloria hace que se lo reconozca como el nuevo Eddy Merckx, el Caníbal, para muchos el mejor ciclista de la historia, ganador de todas las grandes pruebas del ciclismo mundial. En San Juan, por su pasado de futbolista, se atreven a llamarlo el "Messi de la bicicleta".

Arrasó en la contrarreloj

Le honor al mote de crack y cumplió con las expectativas. Como un rayo sobre la cuesta del Dique Punta, el belga Remco Evenepoel, de Quick-Step de Bélgica , se adjudicó la tercera etapa de la 38va Vuelta a San Juan y se convirtió como nuevo líder de la clasificación general con un tiempo de 7h34m36s, aventajando por 32s al Italiano Filippo Ganna, su escolta.

Con un tiempo de 19m16s, el joven velocista de 20 años arrasó en la prueba contrarreloj, sacando 32s al segundo, el Italiano Filippo Ganna, de la seleccion de Italia, y a 1m8s al tercero, el español Oscar Sevilla, del Team Medellin. Como si fuera un hombre corriendo contra niños, el joven belga ganó haciendo una verdadera demostración de potencia y velocidad.

Una fuerte lluvia con viento que se dio en la zona del Dique Punta Negra terminó complicando la llegada muchos sprinters a la meta. Los más perjudicados fueron el colombiano Fernando Gaviria y el francés Rudy Barbier, quienes resignaron valiosos segundos y posiciones en la clasificación.

Este miércoles Evanepoel deberá defender el maillot de líder en la tercera etapa que tendrá una extensión de 178 kilómetros y se realizará el departamento de Villa San Agustín.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.