Opinión. El dolor, en un fútbol sin excusas