El final de la Semana de Buenos Aires se vivió como una fiesta del yachting