Opinión. El gran Severiano escapó del búnker más profundo