El oscilante Racing volvió a alejarse de su mejor versión

Fue superior a Olimpo en el juego, pero no encontró claridad en la definición y apenas consiguió un punto en Bahía Blanca: 0 a 0
Oscar Baltián
(0)
22 de febrero de 2015  

BAHÍA BLANCA.– En el proceso de buscar alternativas, Racing camina por un sendero que aún no despeja interrogantes. El arranque del campeonato lo llenó de dudas con esa derrota con Central, pero la Copa Libertadores le devolvió el alma al cuerpo con la goleada ante Tachira. Todavía no sabe bien cuál es su realidad. Porque en el terreno local el campeón aún no aparece y anoche, en esta ciudad, no pudo poner de rodillas a un rival muy inferior, Olimpo, que jugó más de 20 minutos con un futbolista menos.

Un puñado de apellidos nuevos y no tanto (Romero, Núñez, Acevedo, Fernández, Nagüel...) le aportaron una energía especial a la Academia, que se embarcó en la empresa de quedarse con todo en la excursión por esta ciudad y se fue vacía. Quizá la necesidad de ganar en el torneo doméstico y su condición de dueño del cetro haya sido lo que alimentó la vorágine en la que se sumió el equipo de Cocca, que terminó atropellado, apurado.

Es verdad, la presión alta y la velocidad en ataque de Racing acaparan la atención y resultan algo atractivo, pero todas esas cuestiones mal ejecutadas, en definitiva, no le permitieron ser certero en su plan inicial. Esa intención se vio algo ahogada por un corte de luz inesperado (ver aparte). Quizá resultó un factor decisivo, porque le bajó la tensión al conjunto de Avellaneda, que en el comienzo del juego parecía en condiciones de dar el golpe que buscaba.

Olimpo se asumió inferior, como si no fuese el dueño de casa. Apenas alguna buena intención de Adrián Martínez y de Joel Acosta le permitió al conjunto local salir de su postura conservadora. Se tradujo semejante cautela en el buen trabajo en la última línea de Moiraghi, en especial en el primer tiempo, y en la sobria tarea de Nereo Champagne. La falta de peso en el sector ofensivo resultó idéntica a la que mostró en la primera fecha, cuando Olimpo visitó a Boca, en la Bombonera, y cayó por 3-1. Ni Encina ni Royón pudieron generar acciones que pusieran en peligro el arco de Sebastián Saja. Nada de ambición, demasiado temor como para pensar en algo mejor.

Ante este escenario, Racing fue a buscar el triunfo que necesita, además, para comenzar a consolidar una idea, para terminar de convencerse de que la propuesta que lo llevó a la consagración después de 13 años se mantiene inalterable. Incluso, el entrenador Diego Cocca eligió darle minutos a su goleador, Gustavo Bou, que no estuvo desde el arranque porque lo preserva para jugar la Libertadores, el sueño más intenso. Sin embargo, tampoco logró concretar sus intenciones. Porque no se trató de no saber decodificar la propuesta del conjunto de Walter Perazzo; eso no resultó el problema real. La falta de claridad para resolver frente al arco rival es lo que lo aqueja a la Academia. Como si se hubiera tratado de una remake del partido de hace siete días, en el Cilindro, cuando no pudo con Rosario Central.

Ni la expulsión de Moiraghi, a los 20 minutos del segundo tiempo, le permitió a Racing bajar los decibeles y terminar la obra para quedarse con los tres puntos. Porque lo que termina por atormentar a la Academia es una cuestión de contrastes: en Venezuela, en el estreno continental, fue contundente y liquidó a su rival con cinco goles, y en cambio, en el certamen que lo tiene como campeón no logró enviar ni un solo balón al fondo de la red. Y lo más preocupante del caso es que los dos rivales que tuvo enfrente hasta ahora fueron inferiores desde la propuesta y el juego.

La aventura por esta ciudad le deja un sabor de boca extraño a Racing, y apenas un punto en la cosecha. Pero más lo debe de acomplejar que la voracidad ofensiva que lo consagró, otra vez se mostró apagada. Ya es tiempo de encender nuevamente ese fuego interno.

Expulsión

Racing, un estigma

El defensor de Olimpo Néstor Moiraghi se fue expulsado anoche por una falta sobre Santiago Nagüel. Lo curioso del caso es que Moiraghi vio la tarjeta roja en tres oportunidades en primera división, y en dos de esas ocasiones le ocurrió ante la Academia.

Poco público

El "día del hincha"

El aumento del precio de las entradas por el "día del hincha" afectó la concurrencia al estadio. Los socios debían abonar un adicional de 250 pesos por una platea, mientras que los no socios debían pagar 500. Por una entrada genera, los socios debían desembolsar $ 200.

Un apagón en el estadio que demoró el juego por 26 minutos

BAHIA BLANCA.– Parece curioso, pero un generador nuevo que se instaló en la cancha de Olimpo tuvo un desperfecto y dejó sin energía las torres de iluminación. El presidente de la entidad bahiense, Alfredo Dagna, explicó: "Hubo una falla en el grupo electrógeno y eso produjo el corte de luz. Pero volverá en 5 minutos". No se solucionó tan rápido el problema, ya que se demoró 26 minutos para reanudar el juego. El árbitro Abal, cuando se habían cumplido 20 y los reflectores no se encendían, comenzó a hablar con los futbolistas para pensar en una postergación. Todo se resolvió tres minutos después.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.