Al desnudo, el fútbol ahora exhibe todas sus miserias, con el juego de poder en la primera fila