Alfaro y la preparación para el partido: "Si Boca perdía me sacrificaban en una plaza pública"

Gustavo Alfaro dando indicaciones durante el partido que Boca le ganó a Liga de Quito por 3-0 en la capital ecuatoriana.
Gustavo Alfaro dando indicaciones durante el partido que Boca le ganó a Liga de Quito por 3-0 en la capital ecuatoriana. Fuente: AP
(0)
22 de agosto de 2019  • 00:01

El 3-0 de Boca en la altura de Quito le permitió a Gustavo Alfaro despacharse sobre lo que fue la exhaustiva preparación previa al partido con Liga. Luego de detallar cada uno de los puntos que tuvo en cuenta para pensar el encuentro, el entrenador asumió la responsabilidad: "Volvería a hacer todo de nuevo si perdíamos 3 a 0". Además, apuntó contra las críticas que recibió por su plan "anti-altura": "Uno no puede estar en una tribuna pública y discutir. Escuché muchas cosas que no me parecieron justas, y hasta ingratas en algún punto. Si hoy Boca perdía me sacrificaban en una plaza pública".

Sobre los preparativos, Alfaro contó: "Cuando supimos que LDU era el rival, lo primero que hice fue reunirme con todo el cuerpo médico de Boca. Empezamos a analizar. Hicimos interconsultas con fisiólogos, con médicos. Hablé con entrenadores que habían dirigido en Ecuador.Hubo quienes me dijeron que íbamos a tener que jugar con tapones mixtos, por la altura del pasto. Tratamos de achicar todo el margen de error. A los jugadores les expliqué que hasta el óxido nitroso que tomaron antes del partido tiene un fundamento científico: que los nutrientes se absorban más rápido".

De todas maneras, el entrenador se quitó méritos. "No descubrimos la pólvora. Hicimos algo de lo que estábamos convencidos que teníamos que hacer. Las verdades no son absolutas: lo son en función al conocimiento que uno tenga. Cuando uno no lo tiene, tiene que apoyarse en gente que tenga más que uno. Hubiese aceptado en primera persona el escarnio público si Boca hubiera perdido 3-0". Además, recordó que la primera vez que jugó en la altura de Quito su equipo, Arsenal de Sarandí, perdió por goleada: 6-1 con LDU.

Aquí, un repaso por el "método Alfaro" para ganar en la Altura

Generalmente, en estos casos, la metodología que se utiliza para sufrir lo menos posible la altitud de la ciudad de Quito, que es de 2850 metros sobre el nivel del mar, es hacer una primera parada en Guayaquil, algo más de 400 kilómetros de distancia y en donde casi no hay altura. Así lo han decidido en el pasado, por ejemplo, Jorge Sampaoli con el seleccionado nacional cuando consiguió la clasificación al Mundial de Rusia 2018 (triunfo 3 a 1 sobre Ecuador), y tres visitas a Independiente del Valle: Marcelo Gallardo con su River (derrota 2-0 en la ida de los octavos de final de 2016), Guillermo Barros Schelotto con Boca (caída 2-1 en la ida de las semifiinales de ese mismo año) y hace una semana Sebastián Becaccece con Independiente (0-1 y eliminación en los cuartos de final de la Sudamericana).

No obstante, Alfaro fue contra la corriente y decidió viajar directo a la capital ecuatoriana (arribó anoche), donde pasará en total poco menos de 48 horas antes del juego. ¿Por qué? Días atrás se contactó con preparadores físicos y médicos que vivieron la experiencia, especialmente con los primeros. Se interiorizó en la cuestión y le aseguraron que no les afectará el hecho de convivir tantas horas con ese factor que tanto se respeta. Incluso, los especialistas de aquel país aseguran que para adaptarse completamente se precisan entre 15 y 20 días. Por lo tanto, consideran inútiles las discusiones de cuál es la mejor opción para no sufrirlo: ninguna de las dos vías garantiza el triunfo.

Aunque la adaptación a la altura es un tema que Alfaro tiene lógicamente entre sus preferencias, la máxima preocupación pasa por otro lado. Y así lo plasmó en la conferencia de prensa tras vencer (2-0) el domingo a Aldosivi: "Más que la altura, el problema es la velocidad que toma la pelota. Necesitamos un equipo rápido, pero que también tenga la capacidad de sostener la posesión, porque si la perdés rápido podés tener problemas para salir de la zona defensiva". El entrenador quiere que sus jugadores se acostumbren hoy a la movilidad veloz y cambiante del balón.

El antecedente de Cochabamba

Esta forma de enfrentar a la altura ya fue tratada de la misma manera por Alfaro en el amanecer de la presente edición del certamen. En el debut ante Jorge Wilstermann (0-0), el plantel fue directo a los 2570 metros que tiene la ciudad boliviana de Cochabamba en lugar de hacer el procedimiento habitual: hicieron una parada en Santa Cruz de la Sierra, pero solo para cambiar de avión. Luego, durmieron en la ciudad sede.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.