Bayern Munich ganó en Berlín, pero Borussia Dortmund demoró su consagración