Brasil, con dos frentes: no sentir presión ante Croacia y no pensar en Holanda o España